La tecnología ha muerto. Vivan los bancos; eso es lo que se escucha en el mercado en las últimas semanas. La perspectiva de que hemos entrado en un mundo marcado por el crecimiento y la inflación parece apoyar esta idea. Pero, ¿y si esta apuesta ganadora no es tan nueva?
 
La idea generalizada es que la subida de la bolsa americana en los últimos años ha estado liderada por los valores tecnológicos. Y lo cierto es que así ha sido, en muchos casos. No hay que olvidar el acrónimo FANG (Facebook, Amazon, Netflix y Google). Pero a pesar de que estos valores directores han movido la batuta durante muchos meses, hay que reconocer que hay otros sectores que en este tiempo han logrado recuperarse; y mucho.
 
Es el caso de los bancos, que tras el batacazo que sufrieron en bolsa después  de la Gran Crisis Financiera, su rescate y su saneamiento, han logrado remontar y en muchos casos con mucha fuerza. Aunque en algunos casos hay quienes todavía no han alcanzado los niveles que tenían en 2008, lo cierto es que los inversores que aprovecharon sus mínimos para entrar en estos valores se pueden estar frotando las manos ahora. En estos momentos siempre viene a la cabeza el nombre de Warren Buffett, que cuando nadie creía en las entidades financieras americanas aprovechó para apuntalar posiciones y ahora Goldman Sachs y Wells Fargo son dos de las principales posiciones de Berkshire Hathaway.
 
De hecho, Goldman Sachs ha logrado revalorizarse un 160% en los últimos cinco años. Y eso sin tener en cuenta los dividendos, con ese flujo de dinero el retorno total en este tiempo hubiera sido de casi un 180%.


Aunque la subida no está mal, la mayor compañía cotizada del mundo, el valor tecnológico por excelencia, Apple, ha subido un 114% y un 135% si se le añaden dividendos.  Warren Buffett, por cierto, siempre se ha negado a invertir en esta empresa, como en muchas tecnológicas, aunque recientemente su equipo ha tomado una posición en el fabricante de iPhone. Eso sí, parece que la empresa ha pasado a ser uno de los valores value favoritos de los gestores.
 
Goldman y Apple un año


La comparación también es favorable para Goldman Sachs en un año, ya que en este tiempo el banco sube un 38% y un 35% desde que comenzó el ejercicio. En este tiempo, Apple sube apenas un 3,49% y un 10%, respectivamente.  Parece que la opción de invertir en bancos frente a tecnológicas  -o esta tecnológica- ha sido también más rentable en 2016.

Goldman y Apple un año

 
Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión también son favorables para Goldman Sachs. De hecho, el aspecto que muestra la entidad en este conjunto de ratios es sobresaliente, ya que la firma se hace con los 10 puntos posibles, lo que la sitúa en una clara fase alcista.

Goldman Ei

 
Apple simplemente recibe un bien; seis puntos que la coloca en un fase de consolidación.
 
Apple ei