Es un mercado sin dirección alguna, da igual cómo se estén pagando beneficios porque la realidad es que el mercado está absolutamente quebrado en cuanto a rotación y movimientos. El mercado centra la atención en el diferencial con la deuda alemana y en niveles críticos, diría que asfixiantes e insoportables.
He perido la fe en los políticos por lo que lo que ocurrirá en Grecia hará que se solcuiones o que la hemorragia sea mayor. Esta situación de incertidumbre es dañina para los mercados. Es tan difícil creer que los griegos se van a poner las pilas que casi es anecdótico lo que ocurrirá el lunes. No creo que mejoren mucho las situaciones.
Es inevitable porque al final todo rescate económico supone una compra de tiempo y cuando las cosas son tan débiles y frágiles, el tiempo pasa, se ha agotado el crédito concedido y volvemos a estar en esa situación. Es una economía que no aporta soluciones, ni dentro ni fuera del euro", explica Alberto Roldán, director de análisis de Inverseguros.  

Repsol y OHL son dos buenas elecciones dentro de lo escaso que ofrece el mercado español. La petrolera es, entre las grandes, de lo más atractivo. No es una cuestión de la valoración de YPF sino que tiene un activo fundamental que es el negocio en el que opera que le permitirá en los próximos cinco años duplicar sus niveles de beneficio operativo y neto. Una materia prima como el crudo por encima de los 80 dólares, hace que la posición sea más compradora que vendedora en la industria. Lo bueno que tiene es que toda la caja que genera le permite atenuar los niveles de deuda y seguir pagando sus dividendos. Tiene mucho potencial, hasta 17 euros es un buen recorrido.

Nokia. Es el ejemplo de una liquidación mal ordenada de una empresa. En 2010 la primera valoración de Nokia decía que valía la caja que tenía, 2 euros. Ha tardado dos años en ponerse en valor porque no tiene ninguno. Su capacidad tecnológica no tenía valor y el mercado en muchas ocasiones nos da la razón.

Prisa. Tiene que dar una solución dramática a sus problemas de deuda. La compañía tiene que poner en valor muchas actividades que hoy valen cero y también tiene que hacer frente a la dilución de la participación de sus accionistas. Su panorama a medio plazo es problemático, aunque se abren ventanas de esperanza a que en el futuro sí ponga en valor estos negocios.

Gamesa. Me gusta muy poquito. El mercado eólico va a seguir siendo muy negativo en los próximos años y Gamesa no se va a librar.

Inditex. Me preocupa el exceso de optimismo de las casas de análisis con este valor. Es más razonable fijar un precio objetivo en 74-75 euros, que por encima de 100. Inditex es una historia de éxito empresarial pero, como oportunidad de inversión es limitada, pues pagamos beneficios a ritmos de crecimiento insostenibles. Inditex está cara y hay oportunidades de inversión más rentables en el mercado español.

Banco Popular. Su problemática va a venir después de las auditorías independientes, que pueden promover un tercer real decreto con mayores exigencias, algo que sería in asumible para la entidad y, por lo que tendría que pedir dinero público. Con este panorama, mejor no tenerlo en cartera.