A medida que Draghi iba precisando las medidas que el BCE había decidido tomar en esta última reunión, las caídas en la bolsa española se profundizaban. La recogida de beneficios temida se confirmaba, pero porque Draghi defraudaba. Así, las tornas se vuelven en contra del sector consumo y a favor de la banca mediana. 

Ya lo dilucidaba ayer Daniel Pingarrón en el plató de Estrategias de Inversión, habría una recogida de beneficios hoy por H o por B. y, es que, Draghi tenía muchas cartas para poder defraudar si no sorprendía, y así ha pasado, pues el mercado estaba descontando que anunciara aumentar el monto de deuda que compra mensualmente. Elevar la extensión del QE más allá de septiembre de 2016 y empezar a comprar bonos locales y regionales ha sabido a poco ya era algo dado por hecho, pero en las quinielas ha fallado el pleno al 15 al no aumentar también la saca mensual de bonos.

Ojo con este hecho, porque pone en peligro el rally de final de año, advierten los expertos. Y eso que diciembre ha sido un mes estacionalmente bueno para nuestro selectivo, pero es que este año contamos con un chef nuevo aliñando la bolsa.

MOVIMIENTO INTRADÍA DEL IBEX 35
IBEX


Además, el hecho de que las nuevas medidas anunciadas por Draghi hayan sabido a poco, también ha conllevado una salida de inversores de los valores relacionados con el consumo, especialmente exportadores o con un porcentaje elevado de sus ventas en el exterior. Dentro del selectivo los ejemplos por antonomasia de estos valores son Inditex, DIA e IAG, justamente los que están cayendo más esta tarde.

Los inversores recogen beneficios en Inditex después de haberla llevado a nuevos máximos históricos intradiarios hoy por la mañana en los 35,37 euros. Así, ha pasado de revalorizarse más de un 2% hasta la hora de comer, a caer más de un 3% por la tarde. Hay que tener en cuenta que, desde la última reunión del BCE el pasado 22 de octubre la textil había subido un 7,7%, frotándose las manos ante los beneficios que le reportaría la caída del euro frente al dólar. Pero hoy las palabras de Draghi han provocado el efecto indeseado y el euro se está revalorizando contra el billete verde hasta los 1,085 dólares, desde los 1,056 a los que estaba antes de la comparecencia.

Otro caso de valor de consumo castigado por Draghi es DIA. La cadena de supermercados es antes del cierre la que más pierde, más de un 4%, cuando desde comienzos de noviembre estaba subiendo. Este valor estaba triangulando su movimiento y la caída de hoy podría confirmar un escape de DIA por la parte baja.

Tres cuartas partes de lo mismo le pasa a IAG. La aerolínea ha sido de los valores que mejor se ha comportado este año. Sus subidas se han visto cebadas por el abaratamiento del petróleo y por las expectativas de mejora de consumo europeo. Con un QE haciendo menos de lo que se espera por activar el consumo, los inversores también han decidido hacer caja en IAG, valor que se juega los 8 euros por título, aunque salva la directriz alcista nacida en agosto.



Frente a la penalización de los valores ligados al consumo, tenemos la subida de los bancos. Si esto hubiera sido una mera recogida de beneficios porque Draghi cumplía con lo previsto, no está tan claro que estos valores experimentaran este tipo de movimiento. Al fin y al cabo, a los bancos no les beneficia, ni mucho menos, que el BCE grabe aún más los depósitos del dinero que las financieras depositan en el organismo. Tampoco está claro que el aumento del QE les favorezca, pues si bien el organismo intenta con sus medidas que el crédito fluya, la falta de demanda, la escasa demanda solvente y las propias necesidades de cobertura de las entidades, distorsionan las expectativas.

Así, vemos a Caixabank, que si arrastraba caídas del 5% desde la última reunión del BCE, ahora está recuperando casi un 3%. Junto a ella Sabadell, que ha sido uno de las acciones más castigadas desde octubre (cae un 13% desde los máximos de octubre), hoy recupera un 1,50%. Popular, que también había caído un 14% desde los máximos de octubre, hoy 0,60%, Bankia y Bankinter hacen lo mismo, aunque en el caso de estos dos últimos, sí habían registrado revalorizaciones desde que Draghi compareciera en octubre.