“Tenemos una situación tensa en la que todo pasa porque alguien toque la techa de la confianza. Los niveles de deuda siguen disparados y los comentarios no ayudan”, dice Fernando Hernández, director de gestión de Inversis.

“Estamos en una espiral complicada a la espera de alguna intervención, bien por parte del BCE o mediante petición del gobierno para que los fondos europeos compren deuda en el secundario”.

¿Alguna nota positiva en medio de este huracán? “Lo bueno es que en agosto no tendremos más que una subasta de deuda”. Sin embargo, “los niveles actuales de rentabilidad, sobre todo en los tramos cortos, no son sostenibles a corto plazo”.

Los resultados de las compañías españolas presentados hoy “no son malos. Acerinox ha estado algo más en línea con lo esperado, mientras que los ArcelorMittal o Acciona han sido buenos. La cuestión principal es lo que suceda en Europa en el segundo semestre. La recomendación sería esperar a ver lo que sucede hasta finales-mediados de mes para actuar como inversores”.


Declaraciones a Radio Intereconomía