Los mercados europeos despiertan con tono mixto y abren la sesión en los 13.106 puntos en el caso del DAX. El FT-100 abre con un ligero recorte que le lleva a los 7.760 puntos mientras que el CAC-40 sube un 0,23% y se mueve en los 5.541 enteros. El FTSE  Mib plano sobre los 22.479 puntos con un Eurostoxx50 que abre en los 3.529 puntos. Todo ello tras una jornada en la que el euro sigue retrocediendo tras las palabras del BCE, hasta los 1,1552 dólares, con un barril de crudo que cae por debajo de los 76 dólares.

Los mercados hoy cotizan planos después de que ayer el BCE anunciara que el programa de compras de activos expirará a finales de año, reduciendo en septiembre el importe de las compras de mensuales hasta los 15.000 millones, desde los 30.000 millones actuales.  Una sorpresa para los mercados que no tenían claro que el organismo fuera siquiera a debatir de este tema, “sobre todo teniendo en cuenta la ralentización que está experimentando el crecimiento económico de la Zona Euro, perjudicado por la revalorización del euro y por el temor de los distintos agentes del mercado a la inestabilidad política de Italia y políticas proteccionistas estadounidenses”, dice Link Securities en su informe.

La reacción fue un euro depreciado mientras que las bolsas y bonos  celebraban con subidas el anuncio del BCE. Es posible que el detonante de esta reacción haya sido que Draghi dijera que seguiría reinvirtiendo el importe de los bonos en cartera que venzan y que los tipos de interés de referencia seguirán en mínimos históricos hasta mediados de 2019.

Sin embargo, los factores de riesgo que hasta hace poco han mantenido la tensión en las bolsas siguen vigentes. El más evidente es el fuerte deterioro en las relaciones comerciales entre EEUU y sus supuestos aliados, un deterioro que puede extenderse a China tras la imposición de aranceles por importe de 50.000 millones a 800 productos chinos. Además, el BoJ ha mantenido sin cambios su política monetaria y ha rebajado ligeramente sus expectativas de inflación mientras que el fiscal general de Nueva York presentó una demanda contra Donald Trump, sus familiares y su fundación por realizar gastos para influir en las elecciones. Esto “habría violado las leyes sobre organizaciones benéficas en el estado de Nueva York”. Sin salir de la región, ayer el FMI advirtió de la “insostenible dinámica en ascenso” de la deuda pública estadounidense y de un mayor riesgo de inflación sorpresas debido al enorme estímulo fiscal impulsado por su presidente.

Es por ello, dicen desde Link Securities, que aunque a corto plazo las bolsas occidentales coticen en positivo, a medio plazo “no lo tenemos tan claro por lo que recomendamos actuar con prudencia a la hora de tomar nuevas posiciones en renta variable, acotando las mismas a las empresas con las mejores expectativas de crecimiento y que presenten sólidos balances”.

En el lado de las empresas, H&M ha publicado unas ventas de 51.980 millones de coronas suecas, ligeramente por debajo de la estimación del consenso y a cierre de mayo el número total de tiendas de la compañía ascendía a 4.801. Por otro lado, el presidente de H&M comentó ayer que no pretendía deslistar a la compañía, tal y como se había rumoreado.

La compañía británica Tesco está dando a conocer unas ventas en Reino Unido que se incrementaron un 2,1% interanual superando las expectativas del consenso con unas cifras que se han visto afectadas negativamente por un clima adverso y baja inflación de precios. Tesco ha remarcado que los planes de crecimiento siguen su curso.

La entidad alemana Deutsche Bank ha anunciado que va a vender su cartera de préstamos morosos del sector naval valorada en 1.200 millones de dólares a Varde. Por otro lado, se comenta que Capital Fund Management tiene una posición bajista en Deutsche Bank. Los títulos de la compañía hoy suben un 0,45% hasta los 9.688 euros.

Las ofertas de Comcast y Disney por 21st Century Fox destacan el atractivo de Sky, que tiene 23 millones de suscriptores en Europa y que posee los derechos para transmitir partidos de fútbol de la Premier League inglesa y otros eventos deportivos profesionales. Pero los inversores claramente esperan más.  Comcast parece firmemente comprometido al fortalecimiento de su contenido recurriendo al imperio de Murdoch. Las acciones de Sky suben algo más de una décima en la apertura.