Esta vez el problema para los emergentes ha sido la crisis abierta entre Ucrania y Rusia. Y eso es lo que ha desencadenado una nueva huída del dinero hacía los mercados desarrollados.
Esto ha ampliado la diferencia entre ambos mercados. Sin embargo el atractivo no ha sido igual para todas las geografías. En lo que llevamos de año, los países desarrollados han recibido entradas netas por un importe de 65.000 millones de dólares.

Tal y como indican estos datos, sólo Estados Unidos recibió 9.600 millones de dólares y prácticamente el 90% de esta cifra se dirigió casi por completo a los ETF. Sin embargo fue una mala semana para los bonos del tesoro estadounidenses, que han sufrido redenciones netas. Se supone que todo ese dinero se ha ido a renta variable.

Europa, aunque ha recibido entradas netas, han sido las más bajas en 16 semanas, de 597 millones de dólares. Esto se ha producido, según explica la consultora, porque los inversores minoristas han provocado las mayores salidas de dinero de fondos en 14 semanas. Poco apetito para bonos alemanes. Sin embargo, en una semana difícil para los mercados, tras la crisis ucraniana, Suiza ha actuado de refugio y ha recibido dinero.

entras institucionales


Sin embargo, el gusto por los inversores vuelve a centrarse en la periferia, en los llamados PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España). 4 de esos países han recibido entradas netas. (Los fondos de deuda periférica se convierten en refugio de los inversores)

Por el contrario, los fondos emergentes sufrieron salidas netas por décimo novena semana consecutiva. La semana ha sido especialmente negativa para los fondos ligadas a Asia. De hecho, las salidas de fondos asiáticos –excluyendo a Japón- han sufrido las mayores redenciones en dos años. En Japón, por ejemplo, los fondos han sufrido salidas por primera vez en lo que va de año.

En los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China) los fondos de renta variable sufrieron salidas netas por 69 semana consecutiva. La India, en concreto, ha experimentado la peor semana desde que comenzó la actual crisis. En China las redenciones de los fondos denominados en renminbis fueron las mayores en 26 semanas.

Esto ha ocurrido justo en una semana en la que China ha experimentado el primer default de un bono en China, una emisión de la empresa solar Shanghai Chaori Solar. (Ver: primer default de un bono en China)

A nivel global, los datos de EPFR muestran que durante la semana pasado los fondos de renta variable recibieron entradas netas por un importe de 7.470 millones de dólares. Un 90% de esa cantidad correspondía a inversores institucionales haciendo compras en mercados desarrollados. Dos tercios de las redenciones correspondían a renta variable de mercados emergentes.

Los fondos de bonos sufrieron salidas de 1.800 millones de dólares y los instrumentos monetarios experimentaron redenciones de 15.900 millones de dólares. (Ver: ¿Está realmente barata la renta variable emergente?)

En cuanto a categorías, la consultora muestra que el apetito de los inversores sigue fuerte en bonos convertibles, bonos basura y acciones ligadas a la salud y la energía. También ha sido positivo en estrategias total return.

entradas en emergentes