El efecto Trump es una burbuja especulativa, y como todas las burbujas, finalmente va a estallar cuando los inversores se den cuenta de que el nuevo presidente es incapaz de mantener sus promesas. Hasta ahora, el efecto inmediato más visible de su historia ha sido el aumento en los tipos de interés (incremento de 50 puntos básicos en el rendimiento de los bonos de EE.UU. a 10 años desde el 8 de noviembre).
 
Los inversores han anticipado que la política económica de Trump será inflacionista. No obstante, la complacencia del mercado no se justifica en vista de las políticas proteccionistas reafirmadas por el nuevo presidente en su discurso inaugural ("Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que hacen nuestros productos, roban nuestras empresas y destruyen nuestros puestos de trabajo"... "Comprar productos americanos y contratar a americanos"). La vuelta a la realidad podría ser brutal para los inversores, dado que en un mundo globalizado, el proteccionismo tendrá un coste económico a gran escala.
 
La economía de EE.UU. no necesita realmente a Trump
 
El historial económico de los años de Obama es bastante positivo. Los indicadores económicos son sólidos: Barack Obama y Janet Yellen han dejado la economía con buena salud, y en muchos aspectos mucho más fuerte que antes de 2008, especialmente en lo que se refiere al sector financiero.
 
El mercado laboral está cerca del pleno empleo. Durante los dos últimos años, el mercado laboral ha creado 4,9 millones de empleos, hasta una tasa de paro del 4,7%. El número de peticiones iniciales de subsidio por desempleo es la más baja desde 1973, como se muestra en el gráfico de más abajo.
 
Incluso en las clases más desfavorecidas por la precariedad, se ha visto un claro movimiento en los últimos meses. Como resultado, el número de americanos entre los 25 y los 34 años sin trabajo ha caído por debajo del 22% a finales de 2016 por primera vez desde septiembre de 2008.
 
Sin embargo, a pesar de las recientes mejoras, la tasa de participación en el mercado de trabajo sigue siendo baja (62,7% en diciembre), lo que significa que la economía de Estados Unidos no ha alcanzado todavía el pleno empleo, aunque no está lejos.
 
Además, la "buena" inflación está de vuelta. Al contrario de la zona euro, el aumento de la inflación no sólo es causada por los precios de la energía, sino también por un aumento de los salarios medios (más 0,4% en diciembre) como resultado de la dificultad de los empleadores en la búsqueda de empleados cualificados.
 
El equilibrio de poder entre empleadores y empleados se está desplazando gradualmente a favor de los empleados, una señal bastante positiva. Podemos considerar que la inflación más alta (previsión en el 2% en 2017) podría reducir la carga de la deuda de los hogares estadounidenses (alrededor de 12.29 billones de dólares) y limitar los riesgos relacionados con la burbuja de la educación de Estados Unidos (que representa más de 1,23 billones, según la Fed).
 
Sin embargo, no todo el historial de Obama es brillante. Su principal fracaso económico radica en su incapacidad para luchar contra el aumento de la desigualdad, que sin duda es el factor clave que explica la victoria de Trump. De hecho, la proporción ingresos en manos del 1% más rico ha alcanzado una vez más el nivel más alto visto a finales de la década de 1930 (en torno al 17%), mientras que había dejado de disminuir desde mediados de los años 20 hasta mediados de los años 70.
 
Las medidas económicas propuestas por Trump no son claramente capaces de hacer frente a la cuestión de la desigualdad, lo que podría crear rápidamente el resentimiento de su base electoral. En realidad, sólo dos medidas económicas tienen sentido económico: el plan de gastos de infraestructura, y en menor medida, los recortes de impuestos.
 
El plan de inversión en infraestructura de 1,5 billones se basada en las recomendaciones de la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles, el Estado necesitaría invertir 3,6 billones de dólares para el año 2020 para mantener la infraestructura existente (algunas de las cuales se remonta a la época de Eisenhower).
 
Este programa podría ayudar a fortalecer la productividad, que es un reto a largo plazo para el crecimiento de Estados Unidos, y podría alargar el ciclo económico - pero no en la garantía de su aplicación. Esto se basa en la buena voluntad del Congreso y el partido Republicano. El presidente Trump inicialmente había considerado la financiación de inversiones de infraestructura en su totalidad por el sector privado, pero recientemente ha cambiado su tono abogando por un complejo endeudamiento mediante la emisión de bonos del estado a 50 y 100 años.
 
México es la excusa, el verdadero objetivo de Trump es China
 
El segundo punto que se plantea es considerar las relaciones que Trump tendrá con sus principales socios. Es casi seguro que la presidencia Trump anunciará una nueva era de conflicto, tanto en el país como en el extranjero.
 
El presidente americano es, sobre todo, un hombre de negocios, un oportunista que favorecerá alianzas oportunistas, más bien como lo hace China, lo que podría confundir inicialmente a los socios europeos de Estados Unidos.
 
El aspecto comercial es una gran preocupación: Trump se retrata a sí mismo como un defensor de proteccionismo, pero en un mundo globalizado, este enfoque ya no es viable. El proteccionismo equivale a un impuesto que deben pagar los hogares porque las mercancías importadas serán más caras. Es una ilusión creer que es posible producir un bien de principio a fin en un país desarrollado como Estados Unidos sin que se aumenten los costes.
 
Por el momento, Trump está apuntando a México, su objetivo más fácil ya que el 80% de las exportaciones del país van a Estados Unidos. Pero el verdadero objetivo del nuevo presidente es China.
 
Este será un oponente mucho más duro. Una cifra demuestra el coste económico de una guerra comercial entre Beijing y Washington: China y los países que exportan a China representan el 40% del PIB (3,1 billones). Si es necesario, China tiene dos opciones para actuar contra Estados Unidos:
 
La decisión de comprar menos bonos en dólares estadounidenses, que conduciría a un aumento de las tasas de interés y haría más difícil el programa de infraestructura de Trump.
Refiriéndose al Órgano de Solución de Diferencias de la Organización Mundial de Comercio en caso de conflicto comercial (por ejemplo, un aumento de los aranceles aduaneros). Este sería un largo y laborioso proceso legal, pero cuya decisión sería obligatoria para Estados Unidos, y en caso de incumplimiento, podría conducir a la salida de dicha organización internacional. Esta sería una opción económicamente peligrosa porque la OMC protege a los exportadores de Estados Unidos.
 
En cuanto a la política monetaria, la política de infraestructura de Trump necesita tasas relativamente bajas para garantizar un tipo de cambio competitivo y costes de préstamos atractivos. Sin embargo, la opinión de la Fed es claramente favorable a la elevación de los tipos de interés, tal vez incluso más rápidamente de lo que el mercado prevé.
 
El reemplazo inevitable de Janet Yellen al final de su mandato en febrero de 2008 de ninguna manera garantiza que su sucesor será más receptivo a los deseos de la Casa Blanca.
 
Fuertes tensiones, emitidas públicamente entre la Fed y el presidente Trump, deben ser temidas durante su mandato, lo que podría dañar la comunicación del banco central a los mercados y potencialmente tener un impacto negativo en la transmisión de la política monetaria.
 
El impacto en la euro zona
 
El consenso de mercado considera que la divergencia de política monetaria entre el Banco Central Europeo y la Fed conducirá a un fortalecimiento del dólar y un debilitamiento del euro. En el corto plazo, es muy difícil ver qué podría impedir un dólar más fuerte, pero en el medio plazo es dudoso si esta tendencia va a durar. De hecho, la política económica de Trump debería conducir a un aumento de los tipos de interés soberanos, junto con las crecientes presiones inflacionarias.
 
Para superar esto, Estados Unidos no tendrán más remedio que permitir que su país se deprecie para exportar la inflación a sus socios comerciales. Para la zona euro, esto debería significar un nuevo ciclo de tipos de interés, un euro más fuerte y un aumento de la inflación, lo que penalizará directamente el poder adquisitivo de las familias, especialmente en países de bajo crecimiento como Francia.
 
En estas condiciones, el BCE se verá obligado a mantener su posición acomodaticia durante más tiempo de lo previsto, lo que podría llevar a tensiones crecientes entre los partidarios de Draghi y Alemania y sus aliados, que están pidiendo medidas de salida.
 
El riesgo de Trump es real en 2017, pero el mayor riesgo, ignorado por los inversores, es el de una crisis abierta en el BCE con respecto a la política monetaria.