Lo que dijo ayer el gobernador del Banco de Inglaterra es que tomarán las medidas necesarias pero es obvio el impacto económico en términos financieros.  De alguna forma reconoce que se  tiene que tomar medidas no sólo desde el punto de vista monetario sino del resto de actores.


La suspensión de los reembolsos de varias gestoras en Reino Unido es un motivo de cautela, Reino Unido es una plaza importante y hablamos de un proceso de segregación importante con lo que es un factor de preocupación.


La banca europea está sometida a un proceso de desconfianza tremendo, que a su vez  genera volatilidad.

 
Declaraciones a Radio Intereconomia