Una de las dificultas que tiene el mercado es que los índices ha entrado en rangos amplios sin soportes ni resistencias cerca. El S&P 500 la zona de resistencia se encuentra por los 2000 puntos y por abajo sería 1.820 o 1.860 puntos.
 
Un rango bastante amplio de más del 6% sin referencias claras intermedias. De ahí la volatilidad que tiene el mercado. A corto plazo obviamente el precio apunta hacia abajo, esa es la realidad. Llevamos una caída muy intensa y parecida a lo del verano, aunque algo más sostenido. De momento no se ve el final. El petróleo cae y todas las bolsas siguen arrastrada y no sé dónde puede acabar. El límite máximo de caída es de un 10% sobre niveles actuales, aunque esto igual tarda algunos meses en producirse. Tenemos un mercado complicado.

ArcelorMittal y Repsol: Es mejor no tenerlos a corto plazo en cartera. Si tenemos inversiones a largo plazo es diferente, dependiendo del perfil de riesgo que queramos dar a la cartera. Los que están ligados a materias primas y petróleo, yo no pondría demasiado riesgo a largo plazo. Aún tienen muchas cosas que pasar. Repsol tiene una rentabilidad por dividendo ahora mismo del 10%, lo cual no es sostenible.

Bankia: Creo que tocaba rebotar porque no es normal que el mercado responda a estrategias como esa. No sabemos el impacto que puede tener. Barclays hoy ha elevado la recomendación de algunos bancos como Bankia y esa puede ser la explicación. Está en una situación similar al resto de bancos. Lo que tenemos ahora en la banca doméstica es que después del rebote de principios de 2014 la cosa se paró y está en una suave tendencia bajista que no toca fin. Mi sensación es que esto es un proceso un poco de ajuste y de esperar a que los resultados de los bancos empiece a acompañar y que mientras tanto estemos con este goteo incesante. Mi perspectiva ahora es algo más positiva con respecto a los años de la crisis. Los bancos son más solventes y mejoran la morosidad. El problema que tienen es que los márgenes son bajos y que los beneficios se recuperan poco a poco. Hay que tener paciencia para que el sector vaya recuperándose. No tiene los riesgos del pasado y se puede invertir en el sector en general.

Repsol y Santander: No hay que dejarse llevar por las tentaciones, especialmente para corto plazo. Ahora mismo no tenemos ningún indicio de que estemos iniciando un rebote. Tanto en Santander como en Repsol. Son dos valores en los que ahora mismo no entraría. Hay que esperar un indicio. Es decir, que el precio se estabilice y que se empiece a mover al alza. Que supere una resistencia media que nos indique algo. Santander tiene que superar 4,50 euros para hacer algo.

Popular: Estamos viendo como su precio se acerca a los mínimos de 2012. Para mí no tiene sentido que esté a estos niveles cuando estábamos al borde de la quiebra. Los bancos están ahora muy capitalizados. Los niveles bajos se pueden explicar porque tienen rentabilidad baja y ratios de capital muy bajos. En general no hay un riesgo a su solvencia financiera. Es cuestión de paciencia y que en los próximos años se puedan recuperar.
 
DIA: Es una compañía con un proyecto propio que está creciendo en países emergentes. En España tiene una posición consolidada. Es difícil que entre en algún tipo de operación corporativa. 

Telefónica: Efectivamente es de los valores que está cayendo con mucha fuerza. En principio la explicación sería su exposición a Brasil. Hoy hay noticias con Telefónica con la posible salida a bolsa de sus activos de infraestructuras. Es un movimiento de tranquilizar al mercado en cuanto a su dividendo y a reducir deuda. Telefónica yo no lo vendería. Hay que tener paciencia y sufrir un poco más. Es una compañía sólida y aunque lo pase mal a corto plazo entiendo que se acabará recuperando.

Indra: Es una compañía que está en un proceso de reestructuración. El siguiente nivel calve sería los 7,50. Ahí debería consolidar y establecer un suelo. Si pierde eso entraría en más dificultades. 

Declaraciones a Radio Intereconomía