Iberdrola ha dado un precio por debajo de lo especulado. La reacción no se entiende, puesto que si una compañía paga un precio excesivo se la penalizada por el nivel de endeudamiento y estamos viendo que si da un precio inferior también sufre recortes. Esperamos que sólo sea una reacción propia del nerviosismo del primer momento.
La caída del mercado tiene como responsable a Iberdrola pero es una forma de compensar los excesos y dar calma a las fuertes subidas a las que hemos asistido. Es pronto adivinar si continuarán los recortes, pero si alcanzamos los 13.500 puntos tampoco sería preocupante ya que en la medida en que se producen correcciones, el dinero entra y hay mayor liquidez, lo que debería actuar como soporte en estos casos.