El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha puesto toda la carne en el asador, al menos, la que los analistas esperaban. Dice que en un futuro se verá si la economía de la zona euro necesita un QE, pero, por el momento, ha anunciado cuatro medidas muy concretas: bajada de tipos de interés al 0,15%, gravamen a los depósitos bancarios que se sitúan en el -0,10%, una tercera y cuarta barras de liquidez (LTRO) de 400.000 millones de euros y la compra de bonos para impulsar el crédito, vía ABS (asset back securities) y MRS (monthly refinancial securities).

El Banco Central Europeo ha aprobado todas las medidas que se esperaban de él, pero el presidente del BCE ha dejado claro que es un mago de las palabras. El forward guidance que tan buenos resultados le dio en el pasado con el mercado, lo ha vuelto a utilizar al asegurar que su institución aún "no ha terminado" en lo que a medidas se refiere y asegura que hay personas "trabajando" en un posible quantitative easing para la zona euro de cara a un futuro, si este fuera necesario. (Ver: Super Mario volverá a hacer de las suyas)


"Draghi ha hecho lo que tenía que hacer. La realidad es la que es y tenía que tomar estas medidas que son importantes, De momento, es evidente que más allá no puede ir, porque tiene que conjugar las medidas con lidiar con los miembros del consejo hostiles con todas estas cosas. Nos sigue pareciendo que Draghi es con diferencia el mejor presidente que ha tenido el BCE", sentencia José Luis Cárpatos, analista indepediente y colaborador de la Zona Premium. 

La realidad anunciada este jueves por el Banco Central Europeo pasa por las siguientes medidas para la economía de la eurozona: 

- Tipos de interés. Se colocan, una vez más, en su mínimo histórico. El BCE ha aprobado una rebaja de 10 puntos básicos hasta situar la tasa en el 0,15%. Desde que el actual presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, arrancase su mandato al frente de la institución monetaria los tipos de interés se han rebajado desde el 1,25% al que se encontraban en el mes de noviembre de 2011.

Carsten Brzeski, de ING, en una nota emitida justo después de la decisión del BCE de rebajar los tipos, se preguntaba "¿Ayudará esto a reactivar de economía? Probablemente no, pero, al menos, demostrará la determinación del BCE y su capacidad para actuar". 

- Gravamen a los depósitos bancarios. Se esperaba también y así ha sido el paso a negativo de la tasa de depósitos que pasa a situarse por primera vez en la historia en el -0,10%. Por su parte, es la primera vez en la historia que la tasa de depósito a negativo, si bien se mantenía hasta hoy en el 0%, según datos elaborados por el BCE, desde el año 2012.

Tipos de interés (FUENTE: ECB)

Tipos de interés (FUENTE: ECB)



- LTROs. El BCE ha anunciado dos nuevas barras de liquidez para el sistema bancario europeo. Se producirán en septiembre y en diciembre de este año. El importe total será de 400.000 millones de euros. El objetivo es conceder financiación para la banca a "largo plazo para las refinanciaciones financieras con vencimiento en septiembre de  2018 (con independencia del momento de su concesión), con lo que se tratará de créditos por cuatro años de duración", tal y como ha declarado durante la rueda de prensa Mario Draghi. De ellas quedarán excluidas las operaciones relacionadas con hipotecas. 

El interés de los LTRO serán de la tasa de refinanciación más 10 puntos básicos. La banca podrá pedir un 7% de su cartera crediticia sin tener en cuenta las hipotecas y hasta tres veces el dinero que preste a la economía real.

Tal y como versa el comunicado hecho público por el BCE a partir de las 15:30 horas de este jueves, los LTROs están "destinados a mejorar el crédito bancario al sector privado no financiero de la zona euro". "No son para las personas", decía Draghi durante su comparecencia, sino "para fomentar el crédito" del sistema. 

Asimismo, durante el período comprendido entre marzo 2015 hasta el mes de junio de 2016 , las entidades que lo deseen podrán "pedir prestado" una serie de cantidades adicionales en base a unos LTROs que se realizarán con carácter trimestral. Cada tres meses, por tanto, si fuere necesario el BCE estará dispuesto a dar un espaldarazo a la banca europea.  Siguen quedando fuera de este cómputo los posibles préstamos que se refieran al hipotecario. 

Una vez concedido ese préstamo vía LTRO, las entidades tendrán la opción, según explica el BCE, de devolver el dinero solicitado (la cantidad que estimen oportunas) a los dos años después de haberse realizado la inyección de liquidez. La frecuencia será de cada seis meses. 

No parecen suficientes estas dos nuevas barras de liquidez para algunos expertos, como Peter Boockvar, analista de The Lindsey Group, que en una nota a sus clientes asegura que "a pesar de los esfuerzos del BCE, el coste del dinero no es la mayor fuente de presión de la economía europea y los bancos –con la perspectiva de los resultados de los test de estrés-, están más centrados en reducir sus balances que en expandir su carteras de préstamos”. 

- Fin a la esterilización de las compras de deuda, inyectando otros 165.000 millones en el sistema. A partir del próximo 10 de junio. 

- Programa de compras de deuda respaldada por préstamos a empresas. Los llamados ABS. Según ha declarado Mario Draghi, deberán ser "titulizaciones simples, basadas en créditos reales y transparentes. Nada de CDOs u otras estructuras complejas". Es algo que está en proceso, en todo caso. "Se intensifican los trabajos preparatorios relacionados con compras directas de ABS", asegura el BCE, " teniendo en cuenta el cambio deseable en el entorno regulatorio y trabajará con otras instituciones pertinentes a tal efecto". 

"El mercado no se creará solo", reconocía Draghi. Un mercado muy extendido en Estados Unidos. Como ejemplo, la Reserva Federal comenzó su programa de MBS, instrumento relativo a hipotecas, los 'Mortgage Back Securities', en noviembre de 2008 comprando 80.000 millones de dólares mensuales de titulizaciones (MBS). 

- MROs (Main Refinancial Operations). Se realizarán con un procedimiento de subasta a tipo fijo y por el periodo de tiepo que sea necesario hasta diciembre de 2016. El vencimiento estará directamente ligado con las operaciones trimestrales que realicen los LTROs.

- Rebaja de la previsión de crecimiento para la zona euro de cara a este año, no para 2015 ni 2016. Baja también la previsión sobre la inflación, del 1% estimado anterior para 2014, hasta el 0,7% actual. La inflación se encuentra en el nivel del 0,5%, mínimo de la eurozona de los últimos cuatro años.

El BCE espera que la economía de la eurozona crezca este año un 1%, dos décimas menos de lo previsto en marzo. Por el contrario, eleva en dos décimas la previsión de crecimiento para 2015, al 1,7% y mantiene que el PIB se incrementará un 1,8% en 2016. 
Inflation rate (FUENTE: ECB)
Inflation rate (FUENTE: ECB)