Situados ya de lleno en el cuarto trimestre del año y a la espera de que pase octubre para comprobar si este año también se accionará el esperado rally de finales de año, tanto noviembre como diciembre están marcados con dos fechas decisivas que podrían marcar lo que ocurra en los mercados: las elecciones en EE.UU. y la reunión de diciembre de la FED.
 
Elecciones en EE.UU.
El último debate presidencial en Estados Unidos celebrado en  la noche del domingo entre Hillary Clinton (partido demócrata) y Donald Trump (partido republicano) fue bronco y áspero.  Todos los cronistas coinciden que a la candidata demócrata se le escapó esta victoria ante un Trump desatado que llegó a amenzar a su oponente con encarcelarla si salía elegido en los comicios del próximo 8 de noviembre.

Más allá de quien salga elegido ese día, lo cierto es que los analistas consideran que hay una cosa clara; los mercados reaccionarán con algo de volatilidad a los resultados, sean cuáles sean. Eso sí, teniendo en cuenta que Wall Street favorece a Hillary Clinton y teme a su oponente al considerarlo un gran riesgo para los mercados.

Un reciente informe de BofA Merrill Lynch explicaba que “la visión de la calle es que Clinton se atrincherará en su visión de que la economía está instalada en un estancamiento estructural. Por otro lado, Trump enfatiza posiciones proteccionistas, rebajas fiscales y esperanza de que la inflación aumente”.

Esta firma apuntan que ante la posibilidad de una victoria de clinton habría que vender volatilidad, comprar bonos, comprar mercados emergentes y vender bancos.
En el caso de que fuese su rival el que se instalase en la casa blanca habría que hacer todo lo contrario, comprar volatilidad, vender dólar, vender bonos, vender mercdos emergentes y comprar small caps.

Riesgos


Reunión de la FED el 14 de diciembre
A la espera de que se conozcan los detalles de la última reunión de la Reserva Federal (FED), son muchos inversores los que prevén un alza de los tipos en el último mes del año.  Los expertos de Bank of America apuntan que gran parte de la evolución de los mercados en 2016 se explica ante la creencia de que la FED no subiría los tipos. Ante el cambio de visión en la firma optan por tomar estas medidas:

- Ponerse largos en bancos frente a posiciones cortas en bonos del tesoro
- Posiciones largas en bolsa italiana frente a cortos en oro
- Posiciones largas en bancos europeos frente a cortas en utilities americanas.


Explican que todas estas estrategias están muy correlacionadas con un descenso en las probabilidades de que la FED mantenga los tipos en  0,25-0,50% en diciembre.

Si la autoridad monetaria decide no subir los tipos y mostrar una posición dovish (acomodaticia con la actual política) en la firma de análisis consideran que “se induciría a una burbuja tecnológica, además se produciría un episodio sistémico  en Wall Street que ser vería corroborado con un alza en la rentabilidad de los bonos y el oro podría caer por debajo de 1.200 dólares la onza.

tipos de la fed


QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Así distribuye Citi los activos para sus carteras en el cuarto trimestre”