Un 17% de los empleados asegura que los problemas en la relación con un superior directo pueden motivar su marcha del trabajo, según un estudio realizado por el Grupo Michael Page que revela que el principal argumento de cambio radica en la oportunidad de ocupar un cargo de mayor responsabilidad en otra empresa (34%).
A la hora de cambiar de trabajo, los encuestados también mencionan otros motivos como la falta de implicación o el hecho de sentirse "estancados" (15%), por encima de otros aspectos como la remuneración, ya que sólo el 19% alude a los bajos salarios.

Asimismo, el informe recoge el interés de los empleados por compensaciones no económicas como disponer de más tiempo libre, mayor libertad para entrar y salir de la oficina, o más autogestión, entre otras.

Ante estos resultados, el Grupo Michael Page recomienda "una adecuada gestión del talento para garantizar la subsistencia de las empresas a medio plazo, ya que genera para quienes lo poseen muchas ventajas competitivas".