Aprovechar la disrupción tecnológica para incrementar la rentabilidad en cartera en este entorno de bajos tipos es una de las máximas de los gestores actualmente. Con Liz Amaya, distribución y ventas de ETF Securities, exploramos las oportunidades que ofrecen la robótica y la automatización para los inversores.

¿Por qué apostar por estas estrategias?

En este momento todo está cambiando y las oportunidades surgen en diferentes áreas de la tecnología, no solamente en áreas como las manufacturas o la automoción, o la seguridad, es un tema muy grande, que engloba diferentes partes de nuestra vida. Queremos que las cosas pasen antes y más rápido y buscamos que la tecnología avance para responder a nuestras necesidades del día a día.

¿Cómo puede el inversor acceder a ellas?

Hay un producto específico que se llama Robo Globo, que diversifica cartera. Se trate de un ETF que incluye 82 compañías dedicadas a la robótica, la automoción, que se dedican a la investigación y el desarrollo de productos para automatizar los procesos de la vida. Pero no solo hablamos de robots que haga las cosas, sino la colaboración entre ellos y los humanos, que traigan diferentes tipos de trabajo, de oportunidades.

Vea también: El sector tecnológico y teleco español a la vanguardia

¿Qué empresas destacan en vuestra cartera?

En este momento, es muy pronto para decidirse por una única compañía, decir cuál va a ser la que llegue a esa oportunidad. Es algo muy nuevo, que está creciendo, no podemos apostar porque la oportunidad surja solo en Fanuc o Siemens, porque hacen cosas diferentes.

Entonces, hay que plantearse hacia dónde vamos, cuál es la empresa que va con esta oportunidad aquí, pero van a ser diferentes firmas en diferentes ámbitos. Por eso, nosotros pensamos que en este tipo de inversión hay que tener un producto que diversifique cartera, un ETF que tenga estos diferentes subsectores es la oportunidad óptima.

¿Cuáles son los principales avances y retos de estas industrias?

Por una parte, la política. Ahora, por ejemplo, tenemos al presidente Donald Trump afirmando que va a devolver todos los empleos a Estados Unidos. Pero la tecnología está cambiando, políticamente, entonces, la gente se plantea qué va a pasar con los robots, si van a quedarse con algunos puestos de trabajo, aunque no tiene que pensar así. Yo pienso que con tiempo se darán cuenta de que la oportunidad es demasiado grande.

Así, Estados Unidos no quiere quedarse atrás, pero, al mismo tiempo, quiere dar oportunidades a las personas. Va a ser colaboración.

Por otro lado, tenemos a China, que sí están apreciando y apostando por esta oportunidad, planteándose cómo crecer en este sentido.

Creo que sí, va a haber diferentes retos, pero todos van a poder ser superados.

Vea también: Análisis técnico: Bankinter, BBVA, Sabadell y Santander

¿Qué riesgos entrañan este tipo de inversiones?

Como dije al principio, no se puede escoger una única tecnología, una sola empresa, porque la oportunidad es grande y diversificada. No hay que cerrarse puertas. Todo cambia muy rápido y adaptarse a ello.