La biotecnología es una de las ramas más en boga del floreciente sector tecnológico. De su potencial, perspectivas y representantes españolas hablamos con Miguel Ángel García Ramos, analista de Estrategias de inversión.

Recientemente, Estrategias de inversión ha realizado un especial sobre biotecnología, ¿por qué es interesante este sector?

Consideramos que este sectorial es muy útil para nuestros lectores y suscriptores y, de hecho, hay varias empresas del mismo por las que nos preguntan frecuentemente. Creemos que es importante e interesante porque es un sector muy desconocido, porque las empresas suelen ser de pequeña capitalización (algunas acaban de empezar a cotizar, han debutado recientemente en el MAB), los inversores institucionales no pueden entrar en ellas muchas veces y están poco cubiertas por brokers y bancos de inversión… Además, muchas veces son ineficientes y hay potencial de fuertes rentabilidades. Y supone un valor añadido analizarlas.

Vea también: Especial biotecnología: perspectivas del sector

¿Qué ofrecen estos valores al inversor?

En general, son empresas con elevados potenciales de crecimiento y de beneficios, pero son particulares, son acciones de inversión especiales, pues son de riesgo elevado, entonces son interesantes para una cartera diversificada. Se trata asimismo de inversiones a largo plazo, pues tienen ciclos de inversión y maduración largos, hay que esperar que sus proyectos de investigación maduren y empiecen a facturar y generar beneficios.

Con nombre propio, ¿qué destacas de Oryzon Genomics?

Es una de las empresas que más interés ha despertado entre nuestros suscriptores y lectores. Es de las firmas típicas del sector de biotecnología. Fue fundada en el 2000 y salió a Bolsa recientemente en 2015, su capitalización, de hecho, no llega a 100 millones de euros.

Es una de las biofarmacéuticas de referencia en España y está en la fase inicial de tres proyectos de investigación dedicados a la oncología y el alzhéimer.

Actualmente, si miramos su cuenta de resultados aún factura poco (unos cinco millones de euros al año) y hay pérdidas, pero es la inversión típica en biotecnología pues, a pesar de estas cifras, su potencial es muy atractivo e interesante.

Vea también: Las SOCIMIs españolas avanzan con fuerza a la cabeza de los subsectores españoles

Atrys Health sube más de un 6% en el año, ¿qué potencial ves a este valor?

Fundada en el 2007, aunque salió al MAB el año pasado (capitaliza unos 15 millones de euros), es incluso más pequeña que la anterior. Se dedica también a la oncología, al tratamiento del cáncer, sobre todo la radioterapia, y sus técnicas en este ámbito son muy avanzadas. Son pioneros en investigación y también se dedican al diagnóstico de tumores, e incluso son proveedores de la Seguridad Social.

El principal handicap del valor es la poca liquidez, pero es muy interesante porque el desarrollo de sus fundamentales es muy atractivo. En concreto, destaca la evolución de su facturación y márgenes, y para 2017 estimamos una facturación de unos 7 millones de euros y a nivel de Ebitda unos 2 millones. Son tasas de crecimiento del 40% en el primer caso y suponen casi duplicar en el segundo.

Es una empresa que hay que analizar, porque su pasivo puede asustar un poco porque está muy apalancada, pero su perfil de riesgo es reducido, pues el coste de su deuda prácticamente es cero.

Así, ofrece el potencial de crecimiento del sector, con un perfil de riesgo, dentro de lo que es esta industria, no muy elevado.

Acabamos con un clásico, ¿cómo ves a Laboratorio Reig Jofre?

Es uno de los valores que más seguimos en el sector. Es muy diferente a los otros dos títulos, porque está en un ciclo más maduro. Es una empresa histórica, fue fundada en los años 20, y a nivel de balance está mucho más consolidada, incluso acaba de iniciar una política de retribución por dividendo, a nivel financiero está muy saneada, de ratios de rentabilidad…

Pero, a pesar de estar más madura, tiene mucho potencial, está en fase de expansión geográfica, acaba de entrar en Japón y, además, dentro del sector de biotecnología ofrece un perfil defensivo porque está muy diversificada. Tiene una división de antibióticos, otra de consumer healthcare, otra dedicada a dermatología y ginecología. En resumen, ofrece diversificación geográfica y por productos.

Con todo, a nivel táctico, hay que tener cuidado con cuándo entrar, pues proviene de una fusión, y hay un accionista principal que lo más probable es que haga una colocación y es posible que a corto plazo salga papel al mercado. Pero una vez despejada esa incertidumbre, por perfil de crecimiento y el sector, es una empresa muy interesante, incluso ante la posible consolidación del sector, pues puede despertar el interés de otras empresas.  

Vea también: Paciencia hasta que la consolidación ofrezca oportunidad de compra