Con el Ibex 35 en zona de máximos anuales, Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank, explica la situación de algunas de las compañías españolas que están siendo noticia estos días, así como los derroteros por los que podría ir la política del BCE a futuro.

Tenemos al Ibex 35 atacando los máximos anuales 9.545 puntos. ¿Qué niveles habría que vigilar?
Estamos en un momento crucial, pues lleva más de dos meses moviéndose en rangos muy estrechos, entre los 9.200 y los 9.600 puntos, y esto es positivo en cuanto a que parece que hemos consolidado los 9.000 puntos, pero es negativo porque, teniendo en cuenta que tenemos a favor el efecto de la depreciación del euro y que Wall Street está en máximos históricos, el Ibex 35 no le está siguiendo la estela. En este sentido, va a ser básico ver cómo se comporta el sector bancario, que pondera más de una tercera parte del Ibex 35.
 
Con los resultados sobre la mesa, ¿qué bancos considera que tienen mejores fundamentales para invertir en ellos?
Nos sigue gustando Bankinter, que sí que cotiza más cara, a ratios más exigentes en cuanto a PER, pero pensamos que la sobre prima está justificada, pues en sus resultados demostró que sigue creciendo, mejoró su beneficio neto un 13%, redujo la morosidad, tiene ratios de capital muy por encima de las exigencias… por ello, es un valor que nos gusta y que cotiza caro porque las perspectivas a futuro son mejores que en el resto de entidades. Otro factor a tener en cuenta es que este año los bancos van a tener que destinar muchos recursos para adaptarse a la regulación, por un lado, a los ratios de capital de Basilea y, sobre todo, para adaptarse a MIFIDII, que entra en vigor el 1 de enero del 2018. MIFID II persigue defender a inversor minoritario y ser más transparente con ellos y Bankinter es un banco que lleva años haciendo esto, pues fue el primer en apostar por un sistema de apertura abierta, ofreciendo fondos propios y de otros. En cambio, los grandes bancos, Popular y Sabadell van a tener que cambiar el modelo de negocio y adaptarse a estas circunstancias.
 

¿Ve algún banco español que no cuente con tiempo ni recursos para adaptarse a MIFID II?
MIFID II ya se sabía desde hace tiempo que entraría en vigor en 2018 y creo que los bancos llevan tiempo trabajando en este asunto, pero van a tener que preocuparse mucho por ello este año. casos como el Popular, que está centrado en cómo mejorar sus ratios o ver qué salidas tiene –operación corporativa de fusión o vender parte del negocio ligado con el ladrillo- podría estar dejando un poco de lado la adaptación y la comercialización de productos que va a traer.
  

De las cuenta de resultados que faltan por presentar, ¿qué empresas cree que podrían sorprender al alza?
Vamos a estar atentos a las cuentas de Repsol, pues es posible que tengamos sorpresas, positivas o negativas, viendo que otras petroleras como Exxon, Chevron o BP han defraudado al mercado, pese a que el precio del petróleo ha aumentado.

Otro valor que también estamos a la expectativa de qué va a presentar es Aena. Podría cumplir con las expectativas de incremento del 9% en ingresos y de más del 30% en beneficios, pero pesamos que sus directivos quizás cambien o den alguna noticia en cuanto al reparto por dividendo; ahora Aena tiene un payout del 50% y es posible que en esta ocasión o a lo largo del año, lo incremente, en primer lugar porque el Estado es propietario del 51% y tiene cierta necesidad de recaudar fondos y se descartan nuevas colocaciones de acciones, además, los ratios de endeudamiento están bastante controlados, con un rating igual que el Estado español. Por tanto, creo que está en condiciones de ser más generosa a la hora de repartir dividendo y, en caso de hacerlo, tendría buena acogida por parte del mercado.
 

Prosegur continúa con el proceso para sacar a bolsa su filial de servicios de efectivo Prosegur Cash. La matriz ya ha comunicado que esta salida a bolsa se llevará a cabo en la primera mitad del ejercicio, que el free float de Prosegur Cash será de, al menos, un 25% y que quiere mantener una participación mayoritaria. Aunque el precio de salida y la valoración aún no son oficiales, se especula con que podría valer unos 4.000 millones, más que la matriz. ¿Qué le parece esta operación?, ¿es una compañía interesante para invertir?
Para saber si es interesante una OPV, es necesario saber el precio, que aún no lo conocemos en este caso que va para institucionales. Sí se está diciendo que podría tener un valor superior al de la propia matriz, algo curioso, aunque ha pasado con otras compañías cuya suma de sus partes suma más que el global de la empresa.
Como puntos positivos puede tener el payout, que podría ser del 50-60%. En cambio, veo negativa la elevada exposición a mercados internacionales, algo que conlleva un riesgo divisa inherente. Además, Prosegur va a intentar demostrar en el road show que la gente va a seguir gestionando efectivo y van a seguir teniendo volumen de negocio suficiente para seguir creciendo, justo en un momento en el que la sociedad va cada vez más encaminada a gastar menos efectivo y más a través de tarjetas y medios de pago electrónicos
 

¿Podríamos asistir a un tapering por parte del BCE antes de que acabe el año?
En la última reunión Draghi no quería ni oír hablar de tapering, menos de subida de tipos, pero también es cierto que desde entonces hemos tenido datos de IPC cada vez más altos, como el de España, que ya es del 3%, el de Alemania es del 1,9% y en el conjunto de la Eurozona, en el 1,8%, acercándose al objetivo del BCE.
La semana pasada sí es cierto que en una comparecencia, Draghi dio pie a poder modificar la política, pero vamos a ser cautos, ya que el mercado está trabajando con la idea de que hasta diciembre seguirá con el programa de compra de bonos y que, a partir de diciembre se podría ir reduciendo progresivamente, quizás hasta el verano de 2018, y a partir de ahí, ya podríamos hablar de subidas de tipos.