Dos años después de que Aena diera un paso adelante para salir a cotizar al mercado, ha conseguido doblar su precio en el mercado. Una tendencia que se corta con respecto a la del Ibex35, que en el mismo plazo ha tenido una rentabilidad negativa.
 
El 11 de febrero de 2015 se llevó a cabo la mayor privatización de Estado español desde la salida de Endesa. Aena dio el pistoletazo de salida a 58 euros por acción en un debut que le hizo subir más de un 20% hasta cerrar su primer día en los 70 euros por título.

En estos momentos, el mayor institucional es el fundo TCI, con un 11,3% del capital. Le sigue HSBC, que controla un 5,249% y Deutsche Bank, que controla un 4,392%. En su accionariado se encuentran también nombres conocidos en la bolsa española como BlackRock o Talos Capital.

Unos 730 días después, el valor ha conseguido doblar su precio- hasta cotizar en los 135 euros por acción – en el Ibex35, justo el índice que ha experimentado una tendencia contraria al gestor aeroportuario.   La compañía, de la que un 51% permanece todavía en manos del Estado, tiene un valor de mercado de 20.138 millones de euros y cuenta, desde los precios actuales, con un potencial de algo más del 3,5%.



Aunque la tendencia de índice y compañía ha sido dispar en los últimos dos ejercicios, ambas presentan una estructura técnica similar, atendiendo a la lectura de los Indicadores técnicos.

De hecho, dentro del selectivo, tan sólo tiene siete compañías tiene una situación técnica más favorable que la de Aena. Tendencia alcista en todos los plazos, momento total positivo, tanto lento como rápido,  y un volumen que es decreciente y que puede comprometer la actual tendencia de la compañía.





La lectura del Ibex35 aun teniendo la misma posición, tiene una tendencia bajista de medio plazo como única variable que podría “jugar” en contra de la buena evolución de la compañía. Momento total positivo, tanto lento como rápido, y volatilidad y volumen favorables a seguir viendo subidas en el índice.





Un indicador que, por cierto, puede generaroportunidad de compra en cualquier corrección, dice Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión, “si el mercado entra en modo correctivo a corto plazo, mantendríamos una actitud constructiva buscando incrementar exposición en torno al soporte situado en 8.893 puntos que es aproximación de la media móvil simple de 200 sesiones y de la directriz alcista que parte de mínimos del ejercicio pasado.