No ha cambiado mucho la tónica de los principales índices estadounidenses en las últimas semanas. Jornadas sin muchos sobresaltos en las que se alternan limitadas subidas y tenues caídas, siempre alrededor de máximos históricos.

Así, los dos principales índices, el S&P 500 y el Dow Jones cerraban ayer en máximos históricos en una jornada tampoco muy emocionante que destacó, sobre todo, por los cambios en el dato del ISM. 

Muchos expertos aseguran que el mercado está muy pendiente de la decisión que podría tomar mañana el BCE, que celebra su reunión de junio. En las últimas semanas se han disparado las previsiones de que será en esta ocasión cuando la autoridad monetaria europea podría decidirse a intervenir, bien a favor de un QE a la europea, o de otras medidas excepcionales o, incluso, se habla de una nueva bajada de tipos. Todo, como no podía ser de otra manera, afectará a la liquidez en manos de los inversores y, por tanto, a los mercados en general. (Ver: ¿Cansados del PER? Las acciones más atractivas por PEG)

Hoy Chad Morganlander, un gestor de Stifel Nicolaus, decía en una entrevista con Bloomberg que “los traders están sentados manos sobre mano esperando una respuesta del BCE para poder hacer sus apuestas”. “Existe la impresión de que el BCE será agresivo, además, el dato de paro de mayo en EE.UU. que se conocerá el viernes podría ser mejor de lo esperado”, ha afirmado este experto. (Ver: Pemex, el accionista histórico de Repsol, inicia la salida de la petrolera)

De esta manera, el S&P 500 termina con caídas del 0,04%, el Dow Jones se deja un 0,13%, mientras que el Nasdaq cede el 0,07%.  (Vídeo: Sería muy cauto en bolsa USA. Nos podemos llevar sorpresas)

Poca emoción también en los datos conocidos, a la espera de las peticiones iniciales de subsidies de desempleo que se conocerán mañana y la tasa de paro, que se publicará el viernes. (Ver: Peter Schiff: La FED se equivoca, hará otro QE)

En la jornada de hoy hemos sabido que los pedidos intermedios repuntaron un 0,7 % en abril, por encima del 0,5 % previsto. Y que el dato de peticiones de viene duraderos se ha revisado a la baja hasta el aumento del 0,6 %. Por este lado ha habido poca reacción de los mercados.

Desde el punto de vista empresarial, la jornada ha sido algo más emocionante. Se ha publicado un comunicado en la SEC en la que se da a conocer que el inversor activista Carl Icahn ha comprado 51 millones de acciones de Fannie Mae y de Freddie Mac a la gestora Fariholme Funds en marzo.

Por otro lado, Krispy Kreme, el fabricante de rosquillas, ha caído alrededor de un 14% en bolsa después rebajar sus previsiones de beneficio para el conjunto del edificio hasta 69 centavos por acción, frente a los 79 centavos que había anunciado antes. El resultado, además, fue inferior al previsto por los analistas. (Ver: Amazon cambia a fase bajista)

Quiksilver cae alrededor de un 40% tras anunciar una pérdida de 15 centavos por acción, muy superior a los 2 centavos por acción que estimaban los expertos. Además, la cadena de ropa ha asegurado que sus ventas en Estados Unidos y Europa caerán en los próximos seis meses. (Ver: los valores calientes)

Por otro lado, las acciones de Hillshire han cerrado con subidas cercanas al 10% tras conocerse que Pilgrim’s Pride elevará su oferta de compra hasta 55 dólares por título desde 45 dólares por acción. Su competidora Tyson ofreció 50 dólares hace una semana. (Ver noticias de Brokers)

También han subido Ford y General Motors tras la publicación de las ventas de coches en mayo. En concreto, General Motors ha experimentado un alza de más de un 12,5%, lo que ha convertido al mes pasado en el mejor desde agosto de 2008. (Ver: Aspecto técnico de valores, según Cárpatos)

La rentabilidad de los bonos a 10 años se encuentra en 2,5930%. El EURUSD se cambia en 1,3623 dólares. Mientras que el brent está en 108,83 dólares el barril. Por último, el oro cotiza en 1.246 dólares.  (Ver: Fawad Razaqzada: el precio del oro está ante el cruce de la muerte)

Conozca cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí