Las cifras algo por debajo del consenso pero positivas si se miran trimestralmente. Javier Hernani, de BME reconoce que el tercer trimestre ha sido bueno, primero porque sólo considerado individualmente mejora en casi un 6%& al tercer trimestre del año anterior y además suele ser un trimestre de cierta carga estacional. Sin embargo, en líneas de negocio como renta variable hemos ingresado más que en el segundo y primer trimestre “lo que nos sabe a punto de inflexión”. El número de operaciones que estaba siendo flojo e incluso había bajado, secuencialmente ha ido mejorando y en el último mes los incrementos son del 150% con lo que hay una vuelta de inversores, especialmente los grandes, de mucho volumen.


La pata más robusta de
BME es la renta variable. Octubre está siendo muy bueno este año, cerraremos el mes por encima del mes pasado pero gran parte de la operativa será del libro de órdenes y eso e s muy bueno desde un punto de vista de la calidad del mercado. El cuarto trimestre empieza muy bien pero hay que tener en cuenta que diciembre suele ser algo más flojo pero nos quedamos con que el mercado está mejor con lo que vemos claramente atención de los inversores extranjeros en los valores españoles. Los precios lo dicen todo.


Por el contrario, la renta fija es la parte más débil de las cuentas. MARF no es una apuesta de corto plazo de grandes beneficios. Al igual que el MAB son dos elementos estructurales de mercado para intentar ayudar a las compañías españolas a buscar canales alternativos de financiación. Se trata de acercar el potencial de los mercados, a las compañías que tienen un difícil acceso al crédito. Para nosotros supone claramente contribuir a generar un tejido empresarial español y con eso, ayudar a generar un mayor tamaño y desarrollo y a medio plazo poder convertirse en nuevas compañías de la bolsa.

La renta fija es cierto que ha contribuído menos a resultados. Hay un desapalancamiento de las empresas que se está yendo a renta variable. Somos la tercera bolsa en el mundo en volumen captado en inversión en renta variable a través de ampliaciones de capital, script dividend y todo eso hace que las compañías bajen su exposición a renta fija, es casi natural al proceso de desapalancamiento de las compañías.

En cuanto a los dividendos, el próximo 27 de diciembre pagará BME a sus accionistas. En el dividendo a cuenta la compañía decidirá cuándo se pagará. Está claro que con un nivel de resultados como el que estamos teniendo, un pay out del 98% tendremos un dividenod importante. Además, es sostenible porque sigue manteniendo su pulso financiero estupendo sin necesidad de crédito e incluso con ingresos financieros que han subido un 40% a pesar de la reducción que supone en tesorería el extraordinario. Sostenibilidad de un pay out alto es sostenible.

En cuanto a la cotización de la compañía, Hernani reconoce que “nosotros somos el mercado con lo que nunca podré decir que el mercado valora mal nuestra compañía ni la de nadie”. Ahora tendremos que ver si consolidamos y estos precios se mantienen.