¿Se ha planteado alguna vez reinvertir lo que recibe vía dividendos en ladrillo? Es la estrategia que sigue Amancio Ortega, que destina casi en exclusiva todos los dividendos de Inditex a la compra de eficios emblemáticos de las grandes ciudades. Una cartera que incluso podrá replicar si, tal y como está previsto, saca a cotizar su vehículo inmobiliario en forma de Socimi. 

Es una de las recomendaciones más extendidas que todo inversor debería tener en cuenta a la hora de manejar su patrimonio: diversificar y no invertir la mayoría en un solo activo. Seguro que han escuchado alguna vez eso de no meter todos los huevos en la misma cesta. Pues bien, eso es lo que hace Amancio Ortega. Por supuesto, con un patrimonio más elevado y transformando los activos en edificios. Porque hablar de Amancio Ortega se ha convertido en una charla sobre el ladrillo. El beneficio que obtiene de los dividendos de Inditex lo invierte casi exclusivamente en la compra de edificios emblemáticos de las grandes ciudades.

Si quiere replicar la cartera de Amancio Ortega tiene que tener en cuenta que 1) actualmente no tiene cartera de valores y 2) su mayor inversión es la inmobiliaria. Una inversión que lleva años tejiéndose y que a día de hoy le permite pujar por cualquier operación relevante del mercado, como ha ocurrido en el reciente proceso de venta de Realia o de la cartera de las oficinas de Risanamento en Paris. ¿Qué son 1.000 millones para una cartera que tiene un valor de mercado superior a los 5.000 millones? (Ver: ¿En qué invierten los billonarios?)

La historia se remonta a 2010. Año en que Amancio Ortega decide cerrar dos de sus mayores Sicav para destinarse a invertir en el negocio inmobiliario. Pontegadea, por aquel entonces un vehículo de inversión cotizado, se convierte en Pontegadea inmobiliaria, propiedad al 100% de Pontegadea inversiones, también de Amancio Ortega. Es la que a su vez absorbe los dividendos que el empresario recibe por el 50% de las acciones de Inditex.

Su primer paso lo dio con edificios emblemáticos de Paris, Londres, Berlín, Nueva York o Chicago. Sin olvidar España, donde se ha hecho con la mitad de los edificios de oficinas más codiciadas del Paseo de la Castellana en Madrid y del Paseo de Gracia en Barcelona.

Con estas compras, Ortega ha conseguido multiplicar por dos su patrimonio inmobiliario al pasar de 2.800 millones de euros estimados a cierre de 2007 hasta los 5.000 millones que mueve actualmente. Y es que el empresario ha sabido aprovechar las oportunidades inmoibliarias tanto para seguir cimentando su fortuna patrimonial como para construir un selecto patrimonio dentro de su buque insignia.

Comprar a buen precio…y en buen lugar

Es una de las claves del empresario. Pero además, internacionales. La cartera de Amancio Ortega cuenta con cera de una docena de edificios emblemáticos en Estados Unidos –repartidos entre Boston, San Francisco, Washington, Beverly Hills y Nueva York- y Londres. Dos países en los que además el “efecto divisa” ha dado más puntuación a la cartera.
Pero además Ortega no sólo se hace con edificios que luego albergarán tiendas de Zara – como el de Manhattan o el Soho Neoyorkino – sino que además se ha convertido en el “casero” de numerosas compañías como Apple en Paris, Valencia y Barcelona. En menos de un mes, Ortega se ha gastado en “ladrillo” 735 millones de euros, una cifra que equivale al 82% de lo ingresado por dividendos en 2014, cuando se embolsó 894 millones de euros como retribución de la textil gallega. En Madrid, ha gastado en torno a 400 millones del edificio de Gran Vía 32, residencia que albergará la tienda más grande de Primark en España y otros inquilinos como H&M, Mango o la Cadena Ser. Sólo en alquileres, Pontegadea inmobiliaria obtuvo unos ingresos estimados de más de 90 millones de euros.



Entre las inversiones más “extravagantes” está la sede de Barcardí en Miami y la compra de 40 locales y edificios de Caixa Galicia. Operaciones por las que llegó a pagar hasta 370 millones de euros. El denominador común está en que todas las localizaciones se encuentran en las mejores calles de todo el mundo

Teniendo esto en cuenta ¿qué importa que Amancio Ortega haya sido relegado al cuarto puesto de fortunas del mundo? El creador de Inditex se codea en la lista con Bill Gates, Carlos Slim y Warren Buffet con una fortuna que ha subido en el último año en torno a un 1%, hasta los 64.500 millones de euros.

Posibilidad de poner en marcha una Socimi

Si quiere replicar la estrategia de Amancio Ortega tiene dos alternativas: talonario ó replicar la Socimi. Según fuentes citadas por El Confidencial,  Pontegadea Inmobiliaria estaría pensando en dar el salto al parqué bajo la denominación de "Socimi", lo que la dejaría como la mayor sociedad cotizada de inversión en el mercado inmobiliario en España. A partir de esta puesta en marcha, el empresario gallego tendrá toda su fortuna  en vehículos cotizados- tanto el 59% de Inditex como su cartera inmobiliaria - con lo que sus herederos podrán tener una referencia pública para hacer liquidez. 

Esta socimi será la primera de típo patrimonialista en España y además con beneficios  pues, tal y como explica el informe, la compañía facturó en 2012 cerca de 164 millones con un beneficio de 70 millones. A partir de ahora  la tributación de ese beneficio se hará cuando el mismo vaya destinado a dividendos. 


Quizá también le interese leer dónde invierten: la familia de Amacio Ortega,  George Soros, Alicia Koplowitz, Bill Gates