Ricardo Comín, director de ventas de Iberia y Latinoamérica para Vontobel, habla de la actualidad del mercado norteamericano y del entorno en general.
Entrados ya de lleno en los meses de verano, ¿qué esperan ustedes en Vontobel para los mercado, unos meses tranquilos o cree que la geopolítica –Ucrania y Gaza- pueden provocar alteraciones en las bolsas? 

Creo que las dos situaciones geopolíticas que pueden traer más problemas son Ucrania y no tanto Gaza, que es una desgracia lo que está ocurriendo allí, como sí Irak. Por dos sencillas razones. Rusia al final es un proveedor mundial de gas natural e Irak es uno de los proveedores del mundo en este caso de petróleo. Sabemos que han entrado milicias terroristas en el territorio de oriente medio, lo cual puede hacer que baje la producción, con lo que habría menos petróleo disponible para el resto del mundo. Por la parte de Rusia creemos que va a tener muy poca presión por parte de los mercados internacionales, aunque se hagan grandes discursos, porque al final lo único que pueden hacer son sanciones económicas y estas sobre los grandes conglomerados gasísticos y energéticos realmente a quien van a terminar perjudicando es a Europa y principalmente a Alemania. Durante el verano quizá no importa tanto la entrada de gas, pero en cuanto llegue el invierno es crucial.

¿Por tanto el mercado habría descontado cualquier tipo de alteración?

Probablemente sí. De hecho, nuestros gestores en marzo empezaron a tomar algunas medidas como ya he contado en otras ocasiones en cuanto a la protección de las carteras por la situación geopolítica ucraniana. Nunca sabemos, porque si la escalada sube mucho más nos podemos encontrar con nuevos acontecimientos no esperados.

¿Cuál es su visión para lo que queda de año en las bolsas de Estados Unidos?

Recortes siempre puede haber. De hecho ahora mismo estamos viviendo recortes y el mercado siempre aprovecha cualquier coyuntura para recortar y recoger beneficios para esperar bajadas de precio y volver a entrar. De eso no vamos a estar exentos. Es cierto que a todos nos entra un poco de vértigo al encontrarnos en máximos históricos y más con el fin del tapering en octubre. Lo importante es cómo va a reaccionar el mercado cuando se produzca esto y cómo va a actuar Yellen y compañía con una vuelta de tuerca más que es la subida de tipos de interés. No hemos visto cómo ha actuado el mercado desde la recuperación sin QE, por lo que va a ser una novedad y creemos que la única manera de sostener el crecimiento del mercado americano es con beneficios de las empresas. Esta variable es curiosa porque si quitas a las 10 grandes empresas del S&P 500 los beneficios están cayendo. Pero hay datos muy buenos. Se ha reducido el desempleo por debajo del 6,3%, el nivel de confianza de los consumidores ha subido mucho porque lo que ven es que ha crecido la renta que tienen disponible para ellos.

¿Qué esperan de la temporada de resultados en Wall Street? ¿Seguiremos viendo mejoras en los resultados o veremos alguna decepción importante?

Igual que en estos últimos años hemos visto una mejora generalizada de las compañías, creemos que no se va a producir una sobremejora de los beneficios que se han dado ya durante los años pasados. Por eso consideramos que hay que ser tremendamente selectivos, que hay que buscar vehículos de inversión donde el gestor sea capaz de encontrar esas compañías que puedan seguir dando beneficios en el futuro y donde podamos quitar de en medio empresas que ya tienen difícil recorrido.

Es decir, ¿partirían del stock picking?

100%. Hay que seleccionar calidad. Suena un poco sencillo o manido, pero es lo que hay que hacer. Como hemos dicho hay muchas compañías del S&P 500 que no están creciendo en beneficios. Vamos a esquivarlas. Y hay otras, sobre todo las más grandes, que sí que están creciendo en beneficios. Acabamos de ver los resultados de Coca-Cola, que han sido mejores, bajo una base de consumo estable y no cíclico.

Precisamente dentro de unos meses podríamos ver el fin del tapering. Si nada cambia se producirá en octubre. ¿Cree usted que ya está descontado por los inversores o cree que afectará durante un tiempo?

Si nos vamos un año atrás los mercados lo pasaron bastante mal con el anuncio del tapering. Yellen con el tema de los tipos de interés está lanzando un globo sonda. Son avisos al mercado para que la gente se vaya preparando para esa situación, aunque eso no quiere decir que vaya a suceder de repente. Hubo unos meses donde hizo más mella este anuncio, pero a partir de ahí se ha producido esa reducción constante de una manera normal y sosegada a lo que los mercados han reaccionado de manera normal. Por eso, no voy a decir que lo estemos deseando, vamos a ver si llegamos al final de la retirada de estímulos y ver cómo funcionan los mercados en la era post QE.

El actual debate en este sentido es el calendario de la subida de tipos. Janet Yellen dijo hace unos días que si el desempleo y la inflación mejoran más de lo previsto se podría producir un alza en el precio del dinero antes de lo que espera el consenso. Lo cierto es que los datos en los últimos meses han sido mejores de lo que se preveía. ¿Para cuándo prevén ustedes que se produzca la subida de los tipos?

Por ahora tengo el orgullo de que todas las previsiones que ha hecho Vontobel las ha cumplido. Decíamos que en el último trimestre es cuando se iban a producir las subidas de tipos de interés y seguimos con esa previsión. Hay muy buenas noticias en mercado americano, pero sobre todo las que más preocupa es el tema de la bajada del paro. A principio de año manejamos tres escenarios de crecimiento económico. Por un lado una recuperación total al que damos el 75% de posibilidades cuando en enero le dábamos el 80%. En esto consideramos importante que haya un repunte de Estados Unidos. Para una posibilidad de recaída le damos una posibilidad de un 20%, por una posible subida de tipos por Ucrania e Irak. Y luego damos un 5% a un escenario de una subida muy fuerte de la inflación. Por tanto, no damos muchas posibilidades a que la subida de tipos de interés se adelante inmediatamente.

¿Cómo podría tomarse el mercado un alza de los tipos más temprana?

Casi siempre los mercados en estos casos reaccionan mal. Como decía en este caso un Premio Nobel: “Hacer predicciones cuando se trata del futuro son tremendamente difíciles”. Entonces, sí probablemente lo que produciría sería una pequeña sacudida de mercado, pero hay que decir que el bono a 10 años de Estados Unidos está descontando ya la subida de tipos. Eso tampoco quiere decir que se vaya a producir inmediatamente. Todo depende también de esa posible subida de tipos. Por ejemplo si fuera de un 1% todo empezaría a temblar, pero no vemos ningún motivo para hacer una subida tan drástica y más conociendo a Yellen que es bastante conservadora.

En este entorno de inestabilidad geopolítica, niveles de los índices en máximos, la posibilidad de una subida de tipos cada vez más cerca ¿por qué sectores y valores apuestan ustedes?

Si nos ponemos en el lado negativo habría que irse al sector del consumo o consumo básico, porque eso se va a producir siempre. Otra cosa es llevado por el optimismo llevado por el mayor ahorro de los americanos y una bajada de paro, lo más normal es que ese proceso de desapalancamiento que han tenido esa posibilidad de volver a desapalancarse, creemos que el consumo cíclico puede ser interesante. Luego, algunas empresas de pharmasalud también nos interesan, porque es difícil que la gente pueda prescindir de muchos de los medicamentos que necesitan.

Por último, ¿Cuál sería su cartera tipo?

Nosotros no estamos a favor de sobreponderar renta variable. Desde luego tampoco estamos por la labor de apostar por bonos gobierno a medio plazo. Lo que nos podría llegar a llamar más la atención es algo de high yield y esperar acontecimientos. Quitaría el peso de la renta fija de mi cartera y rebajaría la renta variable. Buscaría por otras soluciones que en estos momentos pasa por mercados emergentes.