Muchas compañías relacionadas con la alimentación han perdido el sex appeal en los mercados, otras lo han ganado y otras se mantienen. ¿Dónde está el atractivo ahora?
Mire a su mesa. Comience a degustar los productos que más le gusten. Una coca-cola, un donuts del Dunkin, Una hamburguesa del McDonald’s y, para finalizar, un café del Starbucks. ¿Satisfecho? En cuanto a saciar su apetito, desde luego. Sin embargo, ¿están de moda todos esos productos? ¿Cuál es el menú más trendy de la bolsa estadounidense?

Para responder estas cuestiones tan solo hay que ver la evolución bursátil de todos esos valores a los que los consumidores suelen acudir con frecuencia. Sobre todo, en relación a cómo está evolucionando en el parqué neoyorkino cada negocio y si sigue resultando apetitoso para los inversores.

Por lo tanto, si hay un valor que destacar por encima de todos es McDonald’s. La cadena de comida rápida siempre ha sido una de las franquicias a las que cada vez más personas han querido hincarle el diente. Pero la cuestión es si sigue estando en la onda o si por el contrario se ha convertido en un simple acto de “postureo” para los asiduos a los establecimientos.

Y la respuesta es sí. McDonald’s sigue teniendo un comportamiento alcista en Wall Street hasta el punto que en el pasado mes de mayo consiguió tocar su máximo histórico. De hecho, desde mínimos anuales hasta el punto más alto, se ha revalorizado más de un 11%, dando muestra el nivel saludable de su empresa en terrenos financieros.

McDonalds cotización


Otra de las cadenas que más gustan a la hora de consumir es Dunkin Donoughts, que pertenece a Dunkin Brands. Los roscos más famosos del mundo siempre han sido tendencia allá por dónde han pasado, pero habría que observar si en los mercados siguen generando esa necesidad imperiosa de degustarlos.

En su caso, no ha corre con la misma suerte que McDonalds. Los donuts ya no pitan en Wall Street. Se han ido al baúl de los recuerdos, al menos de manera temporal. Su beneficio bajó de 23,8 millones de dólares en el primer trimestre del pasado ejercicio hasta los 22,9 millones de dólares de este año. Eso se ha visto reflejado en su cotización en el parqué de Nueva York con un descenso de más del 12%. Un fiel reflejo de que, por ahora, su tiempo ha pasado.

¿Qué decir de Burguer King, otra multinacional de venta de comida rápida? Todavía mejor que su archienemigo. De hecho, a nivel bursátil le ha pasado por encima si tenemos en consideración los últimos 12 meses de cotización. Desde mínimos anuales hasta máximos, se ha incrementado el precio de sus acciones hasta más de un 46%.


Burger King cotización

Eso ha sido consecuencia, entre diferentes factores, de la política de captación clientelar de los últimos meses. El lanzamiento de menús económicos a lo largo del mundo ha provocado que su beneficio haya crecido un 68,7% con respecto a los que obtuvo en el primer periodo de 2013.

Por otro lado, si hablamos de bebidas refrescantes la primera marca que viene a nuestra cabeza esCoca-Cola. La firma con sede en Atlanta, pese a ser casi eternamente conocida, no tiene ese mismo atractivo en el mercado norteamericano. Durante los últimos 12 meses se ha movido en un mismo rango del que, todavía, no ha logrado salir. A pesar de ello, sus últimos resultados trimestrales fueron mejores de lo previsto, y sigue siendo una de las acciones que tiene en cartera el gran inversor Warren Buffett.

Pepsi tiene unos mimbres bien diferentes. Si Coca-Cola se ha quedado estancada, la bebida más solicitada en Estados Unidos ha despegado en un rally alcista desde el pasado mínimos anuales del pasado mes de febrero. El valor cogió empuje para subir más de un 13% hasta día de hoy.

Esa revalorización ha estado respaldada por el incremento de sus ventas del 1% en relación al mismo periodo del pasado año y con una subida del beneficio del 5% con respecto al 2013 hasta los 1.742 millones de dólares.

Por último, quien tampoco es nada fashion en estos instantes es Starbucks. Los intentos de renovar su gama de productos no han sido suficientes para satisfacer a los clientes. Sus acciones ceden más de un 9%.

Mucho ha tenido que ver la evolución del precio del café, puesto que en su segundo trimestre fiscal las ventas subieron un 9,1% y el beneficio se incrementó hasta un 9,4%. Pese a ello, Starbucks ahora mismo está fuera de todo interés en Wall Street.

Si quieres recibir alertas cuando estos valores cambien de ciclo, pinche aquí