BlackRock es uno de los mayores inversores de nuestro mercado. Dentro del Ibex 35 controla participaciones en 19 compañías y en el segundo trimestre ha movido su porcentaje de participación en varias de ellas. Destaca por ejemplo la fuerte apuesta que ha hecho por Telefónica, mientras que ha dado la espalda a Merlin Properties. Así ha jugado sus fichas Larry Fink en el selectivo español en los últimos meses.
 
BlackRock es uno de los grandes inversores de nuestro mercado. Posee participaciones en empresas fuera y dentro del Ibex 35. En concreto en el primer mercado está presente en las filas de Acerinox, Abertis, ACS, AENA, Amadeus, BBVA, Bankinter, Cellnex, DIA, Ferrovial, Grifols, Iberdrola, IAG, Merlin Properties, Popular, Repsol, Sabadell, Santander y Telefónica, con un valor de mercado total que supera los 11.500 millones de euros.
 
Sin embargo, en los últimos tres meses la gestora americana ha jugado sus fichas en la mayoría de los valores del Ibex 35 que tiene en cartera. De hecho, ha modificado su participación en 14.
 
Entre estos movimientos destaca el aumento de participación en Telefónica. La operadora ha sido su última apuesta, llegado a superar el umbral del 5% a finales del mes pasado. Así pues, ha pasado a convertirse en su tercer mayor accionista, rebasando a Caixabank y pasando de tener un 3,767% a finales de 2015, a un 5,281%. Actualmente esta participación tiene un valor de mercado de  2.370 millones de euros.
 
Otro movimiento destacable es la superación del 4% del capital de Banco Popular. A mediados de julio alcanzó el 4,006%, un nivel que no tocaba desde junio de 2015. Además, dejó de estar en el lado bajista, pues en junio de este mismo año poseía un 0,48% de acciones para ejecutar en cortos. Parece que la caída del 60% que ha sufrido Popular en el año y, por tanto, la pérdida de valor de su inversión, no ha echado atrás a BlackRock, pero lo cierto es que a finales del año pasado su participación del 3,009% valía 198 millones y ahora, con un 4% su paquete accionarial vale menos, en concreto, 185 millones.
 
También ha superado el 4% de inversión en Amadeus. Desde mediados de 2015 BlackRock no modificaba su peso en el accionariado de la compañía y, cuando lo ha hecho –comienzos de agosto- ha incrementado su inversión hasta el 4,298%. Ahora esta participación vale a día de hoy 842 millones.
 
Por otro lado también ha rebasado un porcentaje redondo en Abertis. En la compañía concesionaria ha alcanzado el 3%, viniendo del 2,430% de finales de 2015. Entonces su inversión valía 330 millones y ahora, con el precio de la acción prácticamente estable en el año, su porción de Abertis vale 412 millones.
 
Por el lado de las ventas, BlackRock se ha cebado con Ferrovial y Merlin Properties. Por un lado, la gestora comunicó en septiembre que ostentaba una participación del 2,917% en Ferrovial, justo por debajo de la barrera del 3% desde el año pasado.
 
Pero la venta más llamativa es la de Merlin, compañía de la que pasado de poseer un 7,20% que alcanzó en mayo. Así pues, en el momento álgido de su inversión el paquete que ostentaba en la SOCIMI rondaba los 220 millones de euros y ahora es de 166 millones.  

Por debajo del 4% también ha reducido su participación en Sabadell. Hasta mediados de agosto tenía un 4,105%, porcentaje aumentado desde el 3% de finales de 2015, y ahora se coloca en 3,998%. BlackRock no ha parado de ver cómo esta participación perdía valor en el año y ahora la podría vender a mercado por 253 millones.
 
 
SUS APUESTAS BAJISTAS
 
BlackRock ha reducido drásticamente sus especulaciones bajistas en valores del Ibex 35. Antes de entrar en el tercer trimestre tenía cortos en Popular, donde había una relación de amor odio, pues también es uno de sus principales accionistas.
 
También cerró los cortos que jugó en Cellnex e Indra pero ahora está apostando contra DIA. Justamente BlackRock comenzó a tomar prestadas acciones en la distribuidora de alimentación en junio (0,94%) y llegó a tener hasta un 1,10%, al tiempo que reducía su inversión directa en el valor hasta el 4,093%, frente al casi 5% que tenía a comienzos de año.