Todo ocurrió muy deprisa. Como ocurre con todas los pinchazos de las burbujas financieras el Nasdaq tocó sus máximos históricos para luego protagonizar un desplome en toda regla que duró casi tres años.
En ese tiempo, desde los máximos en 5.132 puntos que rompió el 10 de marzo del 2000, el índice se dejó más de un 60% en un solo año. Y siguió cayendo y cayendo, hasta enero de 2003 cuando alcanzó sus mínimos muy cerca de los 1.100 puntos. Es decir, se dejó casi un 80% de su capitalización en un movimiento que barrió con toda la crudeza de la que las bolsas saben hacer gala, a empresas, inversoras, analistas…

Como suele ocurrir desde que los mercados son mercados y a alguien se le ocurrió inflar el precio de los tulipanes, muchos aventuraban que las valoraciones de las empresas tecnológicas estaban apoyadas sólo en aire, en expectativas.
No había negocio, ni beneficios; tan sólo buenas intenciones. A los inversores españoles les viene a la cabeza el nombre de Terra. La compañía salió a cotizar en 1999 a un precio de 11,81 dólares y sólo en el primer día subió más de un 210%.

Nasdaq histórico


En plena burbuja la filial de Telefónica llegó a cotizar a un máximo de 157 euros. Eso ocurrió el 14 de febrero del año 2000. Tras cinco años de penar en los mercados, la matriz lanzó una OPA de exclusión a 2,75 dólares. En el mundo no hubo sólo una Terra, sino que fueron muchas las empresas que burbujearon en aquellos años de bits.

Casualmente, coincidiendo con este fatal aniversario, el Nasdaqha vuelto a los titulares porque el índice tecnológico ha alcanzado de nuevo estas últimas semanas la cota de los 5.000 puntos. Como ocurre en esas ocasiones la mayor parte de los analistas se centraron en buscar las similitudes entre el selectivo hace quince años y en la actualidad.

Como no podía ser de otra manera los expertos se han dividido entre los que creen que al selectivo aún le queda recorrido y los que creen que su destino está teñido de rojo. Algunos, incluso, vuelven a hablar de burbuja en las tecnológicas.

Sin embargo los números dejan al descubierto una verdad más que evidente. En su punto más álgido, el Nasdaq 100 llegó a tener un PER de más de 100 veces y hoy supera, por poco, las 23 veces. Un analista decía hace unos pocos días en un foro estadounidense que si trasladásemos la valoración del índice del año 2000 a la actualidad estaríamos viendo al selectivo en más de 22.000 puntos. Por el contrario hemos asistido a un recorte desde la cota psicológica de los 5.000 puntos.

En su sección en Estrategias de Inversión, el analista independiente José Luis Cárpatos señalaba que “otro índice de estados unidos no pudo pasar su resistencia, en este caso los 5000 puntos. Aquí tenemos una situación técnica que estábamos vigilando desde tiempo por la potencial negatividad que podía imprimir al índice, que consistía en no pasar una resistencia, salir de la sobrecompra ya demás perder su directriz alcista en el RSI, tal como pasó el viernes y que se puede ver perfectamente en el gráfico adjunto”.

El experto explica que “ahora tenemos un doble soporte. El primero es el 38,2% del retroceso de Fibonacci de la subida desde los mínimos de febrero, el mínimo más bajo a la fuerte subida. El segundo consiste en los 4800 puntos que nos han tenido para dos desde finales de noviembre del año pasado”  

Nasdaq Cárpatos


No hay que despreciar el posible cansancio del selectivo después de subir un 125% en los últimos cinco años gracias, entre otras cosas, a los manguerazos de liquidez de la FED en los últimos años.

En la subida también ha tenido mucho que ver el alza de Apple, que no aparecía en la lista de las 20 compañías más grandes del mundo hace quince años y que ahora mismo se ha convertido en la empresa más grande del mundo. Sólo el fabricante de iPhone capitaliza un 10% del índice y en marzo del 2000, ponderaba apenas un 0,2%.

Como señalábamos hace unos meses, de las 85 compañías del Nasdaq 100 que siguen cotizando hoy y que lo hacían en el año 2000 hay treinta empresas que en aquel momento no tenían beneficios. Es decir, alrededor de un 30% eran compañías con pérdidas. Además, había ocho firmas con un ratio PER superior a las 100 veces. Entre ellas, la más cara era Yahoo! que cotizaba a un ratio precio/beneficios de 250 veces.

En estos momentos entre esas cotizadas sólo hay cuatro a las que no se les puede calcular el PER porque no son rentables. Sólo hay cinco compañías que cotizan con un PER superior a 10 veces, aunque lo cierto es que en los casos en los que las valoraciones han emporado, lo han hecho a mucho peor.

Sin embargo, no a todas las empresas les ha ido mejor, ni mucho menos. Desde el año 2000 hasta ahora hay cinco cotizadas del Nasdaq 100 que podrían decir eso de “cualquier tiempo pasado fue mejor”, porque su situación en aquel momento de la burbuja era mejor: Adobe Systems, entre ellas. 

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión le dan una puntuación de 9 en una escala que va del 9 al 10, lo que sitúa al Nasdaq en fase alcista.



Indicadores del Nasdaq



Si quiere acceder a más análisis del Nasdaq, pinche aquí.