Apple Inc. presentó el pasado miércoles una serie de actualizaciones de productos que incluían dos nuevos iPhones, un Apple TV que interactúa con Siri y un iPad de 12,9 pulgadas dirigido a profesionales. 

La compañía presento el nuevo iPhone 6S y el iPhone 6S Plus, que cuentan con tecnología 3D Touch de Apple, el chip A9 de 64 bits y una cámara de 12 mega píxeles.

El nuevo iPad Pro, es el iPad más grande de Apple, da un gran giro para la utilización en la oficina y en el mercado empresarial. La tableta, ejecuta el software profesional de compañías como Microsoft Corp., Adobe Systems o Cisco Systems.

La compañía ha trabajado para compensar la desaceleración de ventas del iPad entre los consumidores habituales con un producto ideal para ejecutivos, ofrece dos accesorios para el nuevo iPad Pro, un lápiz óptico y un teclado que se conecta a la tableta similar al teclado Surface de Microsoft.

Apple también presentó un nuevo Apple TV, que viene equipado con un pequeño control con sensores de movimiento y con la compatibilidad de utilizar Siri, el dispositivo también permitirá jugar a videojuegos.

Finalmente, la compañía anunció que lanzará una línea nueva de correas de reloj a través de una asociación de la marca de lujo francesa Hermes, de cara a la temporada de ventas navideñas.

La presentación fue seguida de cerca entre analistas e inversores, durante la semana se había creado bastante expectación y en diferentes medios pudimos ver proyecciones y expectativas posibles sobre la evolución de sus acciones tras la presentación. Pero las acciones de Apple cayeron un 1,2% el día que presentaron los nuevos productos arrastrada en gran medida por las caídas generalizadas del pasado miércoles en Wall Street.
Echemos un vistazo a las acciones de la compañía desde el punto de vista técnico.

Las acciones de Apple se han llegado a revalorizar un 28,12% durante 2015, pero las fuertes caídas que se produjeron de las bolsas mundiales cuando China devaluó su moneda han reducido los avances anuales hasta el 9,9%. Mientras que el mayor índice estadounidense, el S&P 500, sólo ha llegado a subir un 3,57% en lo que va de año y en estos momentos cotiza un retroceso anual que ronda el -5%.

Apple venía subiendo en una clara tendencia alcista, hasta que a finales del pasado febrero marcó máximos históricos en torno a los 133 dólares y su tendencia se tornó lateral. Desde entonces se mantuvo marcando máximos en 133 y mínimos en la zona de los 122,50 euros por acción.

En agosto, cuando se desplomaron las bolsas mundiales, perdió la parte baja del lateral y se inició una tendencia bajista que le llevó a perder la barrera de los 100 dólares el pasado 24 agosto, conocido ya como lunes negro. Esa jornada abrió con un gap bajista en los 94,70 dólares, marcó mínimos intradía en 92 y terminó cerrando a 103 dólares por acción.

Desde entonces marca mínimos crecientes, pero máximos en mismo nivel, en la resistencia situada en torno a los 113,56 dólares. Con este movimiento, el precio ha dibujado un triángulo ascendente que aumenta las esperanzas de que acabe superando su primer nivel de resistencia, que empiece a marcar máximos y mínimos crecientes y la tendencia alcista de corto plazo que acaba de comenzar pueda continuar desarrollándose al alza.

apple