Uno de los principales efectos que ha tenido las divergentes políticas monetarias entre el Banco Central Europeo ha sido la gran fortaleza del dólar frente a su homóloga de Europa. Ahora vuelve el debate sobre si los niveles de la paridad pueden darse en los próximos meses con las previsibles subidas de tipos de interés en Estados Unidos.
 
La reunión de la Reserva Federal era el último encuentro clave antes de dar por finalizado el ejercicio. Un encuentro en el que se iba a marcar la ruta sobre la política monetaria para el próximo año, como así fue. En concreto, subiendo los tipos de interés por segunda vez desde el pasado año, y abriendo la puerta a tres subidas más durante el 2017. Hecho que se vio reflejado en la relación euro-dólar que llevó a niveles de soporte sobre el 1,04.

Eurodolar 2


Por esa razón, las dudas que aparecen en este momento, teniendo en cuenta la prolongación del QE en la Eurozona –aunque reducción de las compras desde 80.000 hasta 60.000 millones de euros mensuales a partir de abril– hasta diciembre del próximo ejercicio, sobre cómo se va a encontrar el cruce más seguido en el mercado de Forex durante los meses que están por venir y si será posible llegar a los niveles de paridad que siempre se han esperado con esta descorrelación entre los dos bancos centrales más importantes del mundo.

En este sentido, Felipe López, analista de Self Bank, explica que no ven descabellado “llegar a ver la paridad” y no descartan que en 2017 sea el año que es produzca por dos motivos: “comunicado de la FED en la que acelerará el calendario de subidas” mientras el BCE ha aumentado “nueve meses más el QE aunque ha reducido el montante”.

Además, sostiene el experto, el año que viene hay muchos procesos electorales y es “un año en el que se iniciarán las negociaciones sobre el Brexit”, lo que generará mayor volatilidad y podría ejercer “mayor presión a la baja en el euro”.

Esta es una visión en la que el coinciden los analistas. Para Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de Inversión, si ve que llegue esa paridad “con el tiempo”. Explica que para hablar de euro-dólar tampoco se puede dejar de comentar “los bonos y los tipos de interés es muy complicado”.

Por añadidura, asegura que desde un punto de vista técnico esto “son soportes clave de mercado y la banda inferior de un movimiento lateral que nos ha llevado dos años”. Ruiz analiza que con las dos políticas enfrentadas entre el Banco Central Europeo y la Reserva Federal Norteamericana, “sí vemos posible la ruptura de soportes en el euro-dólar”.

Tanto es así que en el plano técnico si se proyecta el rango enfrentado “veríamos que son diez figuras más hacia abajo, con lo cual nos iríamos más allá de la paridad”. Pero como siempre, una postura de “cautela” ante la situación que se observa en el escenario actual.

Eurodolar


De esta manera, sobre posibles estrategias con respecto al euro-dólar a futuro, según afirma Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, la más interesante sería
“vender en los rebotes”. En esta línea, lo ejemplifica con lo sucedido hace dos semanas, cuando el par se acercó al 1,09, lo cual abrió una importante “oportunidad para vender el euro dólar”.

Con respecto a la paridad, el experto avisa que “depende del frente político en Europa”. Principalmente por los procesos electorales abiertos en Francia, Alemania y Holanda que tenemos planteados el próximo año. Por otro lado, hay que seguir de cerca, en su opinión, “los efectos del Brexit”, que se va a cuajar el próximo año sobre “la economía europea”.

Para ello hay que ver hasta qué punto “la Fed cumple este nuevo calendario que se ha propuesto de tres subidas el año que viene”. Pero apunta a la cautela dado que no es fácil “establecer un punto” teniendo en cuenta que el año pasado la mayoría de analistas apuntaban a que durante el tercer trimestre de este año era “cuando se iba a alcanzar la paridad” y en el mes de noviembre antes del triunfo de Donald Trump estábamos “lejísimos de la paridad”.

En resumen, para Pingarrón está claro que el dólar “tiene una presión alcista y el euro tiene una presión neutral”.

En último lugar, Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets, dice que aunque no sabe si vamos a llegar a la paridad con el euro-dólar, hay que tener en cuenta que estamos en niveles de 1,043 que esperaba llagase “en enero”.

Sobre compañías a las que les puede afectar positivamente esa fortaleza del dólar dentro del mercado español y que tener en cuenta describe que aGrifols, Viscofan o ACS le puede resultar un escenario positivo”. Además, esto tendría una buena “correlación para el DAX” dado el carácter exportador de la mayoría de las compañía” y, por eso, tiene “bastantes consecuencias positivas”.