El oro ha comenzado firme el año acumulando un beneficio del +3.6%. Esperamos que cierre 2017 a $1230/oz, por encima de los $1185 oz (+2.5%) contemplados previamente. Sin embargo, podría alcanzar un nivel más alto, a alrededor de los $1300/oz a mediados de año (+ 8%). Nuestras proyecciones sobre el oro se basan en el modelo que presentamos en "Los errores de política monetaria generan un potencial alcista en el oro". Además de nuestro escenario base, también presentamos un escenario más alcista y otro bajista.

 

 

La inflación podría tener un incremento sorpresivo

La inflación estadounidense está aumentando rápidamente. Es probable que los  precios más altos de la energía hoy en comparación a un año atrás, generen un incremento significativo de la inflación por encima de la meta de la Fed del 2%. Aparte del volátil componente de la energía, es probable que los precios básicos crezcan a medida que mejora la situación del mercado laboral. La tasa de desempleo en el 4.7% se aproxima a la "tasa natural", lo que indica que cualquier mejora adicional será altamente inflacionaria. Creemos que la inflación general alcanzará el 2.9% en la primera mitad del año como resultado de la subida de los precios de la energía con respecto a un año atrás. Sin embargo, a medida que el efecto base se desvanece, la inflación se mantendrá elevada en 2.7% en el segundo semestre. Esto se dará a pesar que la Reserva Federal realice los tres incrementos de tipos de interés marcados implícitamente en su “gráfico de puntos”, superando así su propia proyección de 1.9% y la de los analistas de 2.5%.

Próximo escenario: caída del dólar

Como se discutió en "Las perspectivas bajistas del dólar a corto plazo", esperamos que el USD se deprecie a corto plazo después de haberse apreciado excesivamente en poco tiempo. Es probable que si la Fed no cumple con su retórica, el billete verde pase a estar bajo presión pudiendo llegar a perder un -2% durante el primer semestre del año. A medida que la Fed se decida a ser más activa con la política monetaria a mediados de 2017, creemos que el USD podría recuperarse. Es posible que el dólar termine el año apreciándose un +3% en relación a su nivel actual.
 

El aumento de los rendimientos nominales

Contemplamos un incremento de los rendimientos nominales de los bonos a medida que la Fed aumenta los tipos de interés, los cuales de acuerdo al “gráfico de puntos”, debería subirlos en tres ocasiones. Si bien los intereses se incrementarán en un 0.75%, pensamos que a fin de año el interés de los bonos de EE.UU a 10 años subirá en un 0.5% (de 2.5% a 3.0%), debido a que en general la curva de rendimientos se achata bajo escenarios de aumentos de los tipos.
 


 

Con la inflación permaneciendo en niveles elevados a pesar del aumento en los intereses nominales, los intereses reales permanecerán bajos pudiendo inclusive caer desde el 0.5% actual. Dado la correlación negativa histórica del oro con los intereses reales, un escenario de aumento en los tipos de interés nominales es aún consistente con el incremento de los precios del oro.
 

 

El posicionamiento muestra mayor frialdad a los shocks

El sentimiento del mercado hacia el oro se ha atenuado. El posicionamiento especulativo en los futuros sobre oro se ha reducido drásticamente desde el año pasado. En julio de 2016, el posicionamiento especulativo sobre este activo refugio alcanzó un máximo histórico de 347.445 contratos netos largos, a causa del shock del Brexit. Sin embargo, en los shocks de mercado posteriores, no hubo tanta necesidad de refugio. Es que la victoria sorpresiva de Trump o el rechazo a la reforma constitucional en Italia, por ejemplo, no fueron eventos relevantes en el metal preciosos tanto en términos de precio como de posicionamiento. De hecho sobre fin de año, el posicionamiento especulativo cayó por debajo de los 100.000 contratos. Esto da a entender que los inversores yacen un poco curados de espanto ante esta serie de eventos. Igualmente, creemos que podría haber un pequeño aumento en el posicionamiento debido a las elecciones de este año en Francia, Holanda y Alemania, aunque no a los niveles vistos el año pasado. También existe el riesgo de que la incertidumbre alrededor de las políticas de Trump, lleve a los inversores a aumentar su exposición a estos futuros nuevamente. Esperamos que el posicionamiento aumente a los 120.000 contratos (que es notablemente más bajo que la media de los 220.000 del año pasado).


 

Escenario alcista

En un escenario donde la Fed sólo aumenta los tipos de interés dos veces este año y la inflación sube a 3.2%, el USD podría perder terreno, depreciándose un 1%. Un aplanamiento más pronunciado de la curva podría incrementar los intereses nominales en solamente un 2.7%. Si los inversores se vuelven más sensibles a los shocks, las posiciones especulativas podrían aumentar hacia los 200.000 contratos (cerca del posicionamiento medio del año pasado). Bajo este escenario, el oro podría apreciarse sobre fin de año a los $ 1380/oz.
 

Escenario bajista

En un escenario en el que la Fed intenta adelantarse a la curva y reducir el riesgo de que crezcan las expectativas inflacionarias, el banco central podría elevar este año los intereses en cuatro ocasiones. La mayor parte del impacto sobre la inflación sólo se sentirá en 2018, con la inflación a finales de 2017 ubicándose todavía alrededor del 2.4%. Sin embargo, el USD puede apreciarse un 5% a medida que los rendimientos de los bonos suben a 3,3%. Este sería un escenario consistente con el final de la burbuja del mercado de bonos. Con los inversores más centrados en un escenario monetario más restrictivo que en las tensiones políticas, el posicionamiento especulativo sobre oro podría caer a los 40.000 contratos (significativamente por debajo de la media a largo plazo de 88.000 contratos largos netos). Bajo este escenario, nuestro modelo indica que el oro caería a los $1095 /oz hacia fin de año.