Estoy viendo gran cantidad de indicadores temporales y cíclicos que indican que el marzo será un mes desagradable y seguimos camino de ver un mínimo en el mercado a finales de marzo/abril.
 
La Reserva Federal se mantiene relativamente conservadora frente a la ralentización del posible crecimiento de EE.UU., las condiciones monetarias internacionales así como al impacto del dólar estadounidense y la energía sobre los resultados.
 
El dólar parece incapaz de debilitarse a partir de aquí, a pesar de un claro cambio de impulso. La atención puesta en el Brexit (salida de Reino Unido de la Unión Europa), junto con la crisis de refugiados y el renovado problema del Club Med están llevando el euro a la baja. Desde Saxo Bank prevemos que el euro pierda impulso (y, por lo tanto, implica una ganancia para el dólar). Pero no se equivoquen: un dólar más fuerte se traducirá en una exposición negativa al riesgo en cada una de las clases de activos, ya que mataría la estabilidad de las materias primas, bajaría la inversión y reduciría las ganancias de EE.UU.
 
Dos pares de divisas líderes como son el cable libra-dólar (GBPUSD) y el dólar-yen (USDJPY) se vendieron radicalmente. El yen japonés es la divisa a la que hay que acudir para una exposición negativa al riesgo, especialmente por el evidente modelo fallido de tipos de interés bajos y negativos del Banco de Japón. Las acciones bancarias de Japón han caído más del 20% desde que se introdujeron los rendimientos negativos. ¡Veinte por ciento! Esto es a lo que se van a enfrentar los bancos europeos (y más adelante los bancos de EE.UU.). La incertidumbre es el peor enemigo del mercado y vamos a ver mucha gracias al Reino Unido. Una vez más, la víctima más importante podría ser el euro y la propia Unión Europea, puesto que ahora tenemos una Europa absolutamente en dos niveles.
 
¡El índice bancario de Japón TOPIX cayó un 46% desde el máximo post-Abenomics! (Recuerden que todas las crisis vienen del sector bancario, ¡y la mayoría de las crisis en los últimos 40 años comenzaron en Japón!). Hasta el momento, hemos perdido la mayor parte, por no decir todas las "ganancias" de Abenomics.
 
Mientras tanto, la libra esterlina está bajo mucha presión, se encuentra en el nivel más bajo desde... ¡2008/2009!
 
La “única” solución o neutralizador podría ser la reunión del G-20 en Shanghái, pero parece que incluso los participantes están siendo pesimistas como para alcanzar algo. En las palabras del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim: "Hay mucha incertidumbre; hay mucha inestabilidad y fluctuaciones en los mercados mundiales". Pero no creo que estemos en un punto donde veamos acciones coordinadas, enfocadas, en un sector u otro". (Fuente: Bloomberg LLP)
 
Creo firmemente que Asia lidera los mercados desarrollados. China a través del crecimiento y la demanda, y Japón por tener "el modelo que no hay que seguir". En otras palabras, Japón nos lleva por el camino equivocado y está claro para todos que las "soluciones japonesas" simplemente no están funcionando.
 
La demografía al estilo japonés, la falta de productividad, el rechazo a la inmigración y el antagonismo hacia la participación femenina en el campo laboral es exactamente lo que no deberíamos hacer. Desafortunadamente, con lo que el Banco Central Europeo está haciendo respecto a la política monetaria y lo que el Primer Ministro británico, David Cameron, y la Unión Europea están haciendo sobre la inmigración, están copiando las fallidas políticas de Japón. Simplemente NO estamos atendiendo a la mal inversión e insistimos en no ser productivos, con una estructura de incentivos que penaliza cada vez más al ahorrador, al inversor y a todos los que están intentando hacer lo mejor posible.
 
Marzo podría ser un mes clave para la política monetaria. Declaré muerta la planificación central durante las últimas semanas. Primero los hechos, y ahora también el precio de la acción, respaldan esta teoría.
 
Estrategia:
 
Mi modelo, en función del precio, es corto en GBPUSD, DAX, S&P, USDJPY, GBPJPY y AUDJPY. Compré bunds ayer y estoy muy cerca de establecer cortos en materias primas, todo un reflejo de mi antiguo lema: el dólar es el rey. Con la Fed insistiendo en ser conservadora, los costes salariales apenas subiendo y la UE en dos niveles, no veo realmente muchas cosas buenas en los próximos 40 días, pero, una vez más, me he equivocado varias veces antes, pero considérese avisado. "Estar preparado es ya media victoria" – Miguel de Cervantes.