MADRID, 01 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .-
Francia se ha convertido en el único país de la Unión Europea que no grava las indemnizaciones por despido sea cual sea la cantidad percibida, después de que la reforma fiscal presentada por el Gobierno de Mariano Rajoy comenzase a aplicarse en España desde el pasado 20 de junio, según ha informado este martes El Economista.

El Gobierno francés considera que la indemnización es un asunto que afecta a empresa y trabajador, por lo que se mantiene al margen en estas disputas. Además, esto ocurre tanto en casos en los que la indemnización ha sido acordada por las partes como en las que se han acabado sentando frente a un tribunal.
Esta situación contrasta con la del resto de países del entorno, en las que la tributación de estas compensaciones está regulada, ya sea de una manera más exigente o más suave. Por ejemplo, Alemania considera que estas indemnizaciones constituyen rendimientos de trabajo y tienen que pagar la parte correspondiente del IRPF.
Por su parte, Italia y Reino Unido aplican un mínimo, aunque muy diferente entre los dos casos. Los empleados británicos que son despedidos reciben indemnizaciones muy bajas y el mínimo pare tributar es más bien alto, todo lo contrario a lo que pasa en Italia.
G.D.