La economía española va disparada este año y por eso el BBVA ha optado por revisar su previsión de PIB para este año hasta el 3,1%. Esa es la cara de la moneda porque la cruz vendrá  en 2017 cuando nuestro país crecerá menos, un 2,3%. Una cifra inferior a la prevista anteriormente y todo porque las incertidumbres van a pesar y mucho.
 
Si todo va como espera el BBVA, el PIB español se expandirá un 0,8% en el tercer trimestre del año, lo que implicaría encadenar cinco trimestres consecutivos con esta cota. Un nivel desconocido para prácticamente la mayoría de los páises desarrollados del mundo.

Esta fortaleza que muestra la economía está anclada en muchos factores positivos. Por un lado, la resilencia de la demanda doméstica, que sigue creciendo en prácticamente todos sus frentes gracias a las políticas monetarias del BCE y a la expansión fiscal que ha hecho el gobierno este año (sobre todo al rebajar el IRPF).

principales países


Según ha explicado Rafael Domenech, el economista jefe del BBVA para las economías desarrolladas, “los datos están superando nuestras expectativas”. Según esta firma sigue sorprendiendo la evolución favorable de la economía lo que además podría estar reflejando que las reformas tomadas en los últimos años podrían estar teniendo un impacto mayor del previsto.

Y eso que el mal tono que está experimentando el comercio a nivel mundial ha pasado algo de factura a nuestras exportaciones , sobre todo cuando hablamos de los ingresos por turismo. En BBVA Research han calculado que  entre un 25 y un 30% de todos los turistas que han entrado en España este año han elegido este destino por los problemas geopolíticos en otros países cercanos.

Crecimiento del BBVA


En cuanto a las exportaciones, en BBVA apuntan que “la contribución de la demanda exterior al crecimiento durante el segundo trimestre fue la mayor desde el último periodo de 2012!”. Con todo, en los próximos trimestre “la coyuntura internacional obliga a revisar a la baja la estimación de crecimiento de las exportaciones totales en 2017. El impacto estimado del brexit cercano a cuatro décimas del PIB, actúa sobre la eocnomía española tanto por la importancia de las exportaciones al Reino Unido, como por la exposición indirecta a través de la demanda global”, dicen.

La cosa cambia a partir de enero
Para 2017 se esperan cambios significativos en una economía que irá a peor, que crecerá menos en línea con los países desarrollados del mundo, sobre todo Estados Unidos y algunos estados europeos.
En esta desaceleración influirán varios factores. Por un lado, el brexit, que va a restar cuatro décimas de crecimiento a España. Por otro lado las incertidumbres de la política española y la subida del precio del petróleo van a ser los grandes lastres.

demanda interna

Con todo, explican los expertos que el crecimiento del 2,3% el año que viene va a permitir al país seguir creando empleo. Entre 2016 y 2017 se espera que se generen 800.000 puestos de trabajo y que la tasa de paro se reducirá hasta el 18.2% al final de ese periodo.  A pesar de este descenso en la tasa de crecimiento, los expertos de BBVA Research consideran que la política monetaria expansiva del BCE seguirá siendo positiva. 

Política fiscal


Sin embargo, en 2017 no tendremos el apoyo de una política fiscal expansiva, como ha ocurrido este año.  Para este ejercicio los expertos de la entidad creen que el déficit solo se reducirá 6 puntos porcentales hasta el 4,4% del PIB (por debajo del nuevo objetivo de estabilidad) y en 2017 se espera que el déficit se reduzca hasta el 3,6% si no se toman medidas adicionales. Hay que tener en cuenta que el objetivo es que el próximo ejercicio se acabe el año con un desfase fiscal del 3,1%. “La reducción  hasta ese nivel requerirá de nuevos ajustes que garanticen una corrección duradera”, explican.

Incertidumbre política


QUIZÁ LE INTERESE LEER
Los ases que Mario Draghi se guarda bajo la manga