BME ha ajustado su mercado de renta fija para que los intermediarios puedan traspasar toda su operativa al mercado regulado y cumplan los nuevos requisitos de transparencia y reporting que exige MiFID II y que entrarán en vigor en enero.

El nuevo marco legal agiliza la migración de los mercados de bonos hacia sistemas multilaterales de ejecución, con una mayor y mejor información sobre cada transacción y con mayor competencia por parte de los supervisores. El principal objetivo de MiFID II, y su reglamento de desarrollo (MIFIR), es incrementar la transparencia, promover mercados más ordenados y mejorar los sistemas de reporte e información de los participantes a los supervisores.

“Estamos preparados para ofrecer a los miembros del mercado y sus clientes los servicios de enrutamiento, contratación y reporte de operaciones con los que garantizar el mejor cumplimiento de MiFID II en el ámbito de la Renta Fija”, ha señalado Jorge Yzaguirre, Director de Mercados de BME

Se van a incorporar al mercado de Renta Fija de BME los valores de los principales mercados de Deuda Pública europeos (Alemania, Italia, etc.) que se unirán a todos los valores admitidos en el Mercado AIAF. En el mercado regulado ya cotizan también todas las emisiones del Tesoro con spreads de precios muy ajustados y con la opción de efectuar operaciones a partir de 1.000 euros. En conjunto, todo ello supone la posibilidad de negociar alrededor de 2.680 referencias de renta fija.

Para los bonos ilíquidos, BME ofrece la opción de operar según indicación de interés. Una vez cerrada la operación, se confirma al cliente y el mercado se ocupa de todas las funciones de post transparencia que exige la nueva norma.

Con estas adaptaciones el mercado de Renta Fija de BME puede cubrir todas las necesidades de los miembros y de sus clientes, para que no tengan que recurrir a operaciones over the counter (OTC).

Más información