La OPA, cuyo plazo de aceptación concluyó el pasado lunes, 24 de julio, estaba condicionada a la aceptación de un mínimo de 216,2 millones de acciones, representativas del 59,9% del capital de TPI y coincidentes con la participación que Telefónica ostentaba en su filial. El precio establecido en la oferta, formulada a través de la sociedad Midorina, era de 8,50 euros por acción, con lo que la valoración de la compañía supera los 3.000 millones de euros. Este precio supone una prima del 18,38% sobre el valor medio de la cotización de TPI ponderado por su volumen durante los tres meses anteriores al anuncio de la operación.