La bolsa de Nueva York hoy vuelve a abrir en positivo. Pocos minutos tras el pistoletazo de salida de Wall Street, el Dow Jones se apunta un 0,23% y llega a los 9.366,30 puntos, mientras que el S&P 500 suma un 0,28% y el Nasdaq un 0,26%. Estas alzas se presentan después de que el Departamento de Empleo de EE.UU. haya publicado que la tasa de desempleo de agosto fue la más alta desde hace décadas.
Pese a que las pérdidas de empleos disminuyeron en agosto en 216.000 puestos, la tasa de desempleados para ese mes aumentó un 9,7%. Éste se convierte en el mayor incremento desde junio de 1983. Aún así, esta cifra es mejor que la prevista por el mercado. Con ello, los datos demuestran la desaceleración del sector laboral que el Gobierno norteamericano se temía y corroboran las palabras de Strauss-Kahn, director gerente del FMI, que dice que la recuperación será "relativamente lenta" y que el desempleo podría seguir subiendo el año próximo.

Estas cifras también han afectado a los precios de los títulos del Tesoro de EE.UU. que han continuado bajos. Esta mañana, las notas a dos años bajaban 2/32 a 100 4/32 y rendían el 0,94%, las de 10 años cedían 17/32 a 101 30/32 y rendían el 3,39% y el bono a 30 años perdía 31/32 a 104 30/32 y rendía el 4,21%.

Con este panorama, el Departamento del Tesoro de EE.UU. divulgó ayer una plan para fortalecer los estándares de capital y liquidez de las compañías bancarias. Entre otras medidas que incluiría este proyecto, estaría el fortalecimiento de las medidas que los bancos utilicen para evaluar los riegos en sus carteras y someter a las instituciones a restricciones de apalancamiento no basadas en el riesgo.

Con respecto a las materias primas, los contratos sobre el crudo hoy subían ligeramente tras cerrar la sesión de ayer del Nymex en el nivel más bajo desde el 17 de agosto. Todo esto en medio de las preocupaciones sobre la débil demanda frente a los elevados inventarios de petróleo estadounidenses.

En el apartado empresarial H&R Block refleja en sus resultados trimestrales ligeras pérdidas. En total, su beneficio ha caído 133,6 millones de dólares. Aún así, los ingresos subieron ligeramente, hasta los 275,5 millones de dólares, desde los 271,9 millones de dólares del año pasado. Quizás repercutida por estas pérdidas, su cotización en el NYSE hoy era a la baja, con un descenso de un 1,23%

Con estos datos dispares, se despide una semana cargada de volatilidad en las bolsas y pendiente de que, las noticias que se publiquen a partir del lunes, sigan animando el mercado y reafirmando la salida de la crisis.