Apertura a la baja de Wall Street en una sesión en la que se conoció que el ISM manufacturero de septiembre cayó menos de lo esperado. En el plano empresarial, los inversores digieren la pérdida trimestral del fabricante de chips Micron Technology y están especialmente pendientes del sector financiero después de que Deutsche Bank haya publicado unas previsiones de resultados mejor de lo esperado por el mercado, aunque ha anunciado que sus beneficios podrían caer por efecto de la crisis subprime. Así las cosas, en los primeros movimientos, el Dow Jones de Industriales se deja un 0,41% hasta los 13.989 puntos, el tecnológico Nasdaq cede un 0,54% hasta los 2.732 puntos mientras que el S&P 500 cae un 0,51% hasta los 1.538 puntos.
El mercado americano se mueve a la baja tras los máximos de días anteriores. Los inversores, que ya han conocido que el ISM manufacturero de septiembre cayó menos de lo esperado, también permanecen atentos a las reservas semanales de crudo. Entre tanto, el futuro del west texas cotiza por encima de los 80 dólares el barril. En el plano macroeconómico se conoció también que el sector privado estadounidense creo 58.000 empleos en septiembre, después de haber generado 27.000 en agosto, según informó el gabinete de gestión en recursos humanos ADP. Unas cifras que están en línea con lo previsto por el mercado. En el plano empresarial, Micron Technology cotiza con un descuento del 6,28% hasta los 11,05 dólares tras registrar una pérdida neta en el cuarto trimestre, frente al beneficio del año anterior, debido principalmente a unos menores precios de ventas en sus productos de almacenamiento de datos. Las entidades financieras también acaparan la atención del mercado después de que el primer banco alemán, el Deutsche Bank anunciara hoy que la negociación con créditos, valores respaldados por hipotecas residenciales y acciones tendrá entre julio y septiembre una pérdida de 1.500 millones de euros. Dentro de este sector, Citigroup abre la jornada de hoy con un ligero recorte del 0,08% hasta los 47,82 dólares mientras que Morgan Stanley ha tenido que anunciar que la supresión de 600 empleos en sus actividades hipotecarias, a fin de adecuar su plantilla de personal a la situación actual del mercado. La parte más importante de la reducción de efectivos tendrá lugar en Estados Unidos, con 500 despidos y el cierre de numerosas oficinas. Los demás despidos tendrán lugar en Europa, casi todos en la filial británica de crédito hipotecario, que perderá 90 puestos de trabajo. Entre tanto, Merrill Lynch se deja un 0,54% hasta los 75,21 dólares mientras que Lehman Brothers cae un 0,59% hasta los 64,34 dólares.