La actividad en el sector de los servicios en EEUU avanzó en septiembre a menor ritmo que en el mes anterior y de lo que esperaban los expertos, según datos difundidos hoy por el Instituto de Gestión de Suministros (ISM, en inglés).
El índice de actividad se situó en 54,8 puntos en el mes pasado, comparado con los 55,8 puntos de agosto y con los 55 puntos que preveían los economistas. Un registro por encima de 50 puntos refleja un avance de la actividad y por debajo de ese nivel, una contracción. La actividad en el sector de los servicios se ha mantenido por encima de ese nivel durante cuatro años y medio. Algunas respuestas recogidas en el sondeo relacionaron la moderación de la actividad con inquietudes presupuestarias de los clientes a nivel global y, en el caso específico de la construcción, con la ralentización en el mercado inmobiliario en EEUU, que se prevé que continuará durante el cuarto trimestre. El índice de nuevos pedidos a las empresas se situó en 53,4 puntos, un 3,6% menos que en agosto. El índice de empleo en el sector aumentó 4,8 puntos porcentuales y se situó en 52,7 puntos, después de la contracción que registró en el mes anterior. El índice de precios que pagaron las empresas por materiales y servicios también aumentó en septiembre respecto del mes anterior, en este caso un 7,5%, hasta situarse en 66,1 puntos.