Wall Street apunta a un arranque con ligeros avances con los inversores lanzados a la caza de gangas por las caídas de ayer, según los analistas. El pesimismo cundió en la última jornada en el mercado por los rumores de que Countrywide Financial Corp podría declararse en bancarrota y después de que el consejero delegado de AT&T Inc dijera que la ralentización económica de Estados Unidos estaba afectando al negocio de consumo de la compañía. Todo esto provocó un descuento del índice DJIA de 238 puntos. Hoy el nerviosismo será la tónica dominante ante el comienzo de la temporada de resultados de cuarto trimestre y las preguntas sin resolver sobre las consecuencias que tendrá la crisis de crédito y del sector hipotecario.