El mercado de trabajo, da desde el jueves serias señales de debilitamiento, con un marcado incremento de las solicitudes semanales de beneficios por desempleo en Estados Unidos, indicador sin embargo muy volátil y generalmente poco significativo.Esas solicitudes aumentaron en 38.000 a 407.000 la semana pasada, alcanzando su mayor nivel desde el paso del huracán Katrina.'Ello representa el primer empuje más allá de los 400.000, un nivel generalmente asociado con una recesión económica', comentó Al Goldman, analista de Wachovia Securities.Pero la cifra, considerada de mal augurio antes del informe sobre el empleo, fue neutralizada por una contracción menor que la esperada de la actividad en el sector servicios, con un índice ISM en 49,6% en marzo (un nivel inferior a 50% refleja una contracción de la actividad).
Declaraciones de BernankeAhora que el término recesión fue pronunciado oficialmente por el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, 'el mercado comienza a acostumbrarse a la idea de un trimestre en retroceso del PIB (producto interno bruto) y a mirar hacia el restablecimiento de la economía' que se producirá luego, estimó Cardillo. 'Es la razón por la que resiste bastante bien' a los diferentes indicadores publicados, afirmó el analista.En el
mercado obligatorio, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 3,591%, contra 3,583% en la noche del miércoles, y el de los títulos a 30 años se mantuvo estable en 4,387%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.