La bolsa neoyorkina cerró la sesión del viernes en positivo gracias a la tranquilidad que dieron los indicadores económicos del mes de septiembre, en línea con las previsiones, y los buenos resultados empresariales. El Dow Jones ganó un 0,56% mientras que el índice tecnológico Nasdaq cerró con una revalorización del 1,21%. La subida de las ventas minoristas y los precios mayoristas ha vuelto a dar un aliento a la confianza de los consumidores estadounidenses, dañada por la crisis de las hipotecas de alto riesgo (subprime).
La Bolsa de Nueva York cerró en una nota positiva este viernes, tranquilizada por indicadores económicos del mes de septiembre que superaron las previsiones y buenos resultados de empresas: el Dow Jones ganó 0,56%, y el Nasdaq 1,21%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) aumentó 77,96 puntos a 14.093,08 puntos, mientras que el índice compuesto del Nasdaq avanzó 33,48 puntos a 2.805,68 unidades, según cifras definitivas de cierre. El DJIA recuperó así casi la mitad de las ganancias que había perdido el jueves. El índice ampliado Standard and Poor's 500 aumentó por su parte 0,48% (+7,39 puntos) a 1.561,80 unidades. El jueves la sesión tuvo altibajos pero registró nuevos récords en su transcurso del Dow Jones (14.198,10 puntos) y del S&P 500 (1.576,09 puntos). En un contexto de incertidumbre sobre su estado, la economía estadounidense mostró el viernes algunas señales de resistencia. Las ventas minoristas subieron 0,6% en setiembre en relación a agosto y 0,4% excluyendo el sector automotor, su mayor incremento desde julio. Estas cifras superaron las previsiones de los analistas, que esperaban un incremento de 0,2% del índice general y de 0,3% excluyendo automotores. Por otra parte, los precios mayoristas en setiembre subieron solamente 0,1% excluyendo alimentación y energía, contra 0,5% esperado. 'La confianza de los consumidores está en buen nivel', comentó Owen Fitzpatrick, analista del Deutsche Bank, agregando sin embargo que 'ello no significa que no se realizarán más embargos a familias que suscribieron préstamos hipotecarios a riesgo' (subprime). Según Hugh Johnson, analista de Johnson Illington Advisors, estos datos deberían tranquilizar a los inversores sobre las repercusiones de la crisis financiera del verano pasado. El mercado obligatorio terminó en baja. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 4,687% contra 4,659% en la noche del jueves y el de los títulos a 30 años a 4,905% contra 4,883%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.