La bolsa de Nueva York tomaba una leve tendencia alcista a media sesión, en medio de la cautela que reina antes de que se conozca la decisión de la Reserva Federal, la Fed o banco central de EEUU, sobre los tipos de interés. A media sesión, el Dow Jones de Industriales, el indicador más importante de Wall Street, subía 5,44 puntos, un 0,04%, hasta los 13.474,22 unidades, después del alza de 286 puntos del lunes. El mercado tecnológico Nasdaq registraba a esta hora un ascenso de 2,16 puntos, un 0,08%, hasta las 2.549,49 unidades.
En cuanto al resto de indicadores, el selectivo S&P 500 subía 5,68 puntos, un 0,39%, hasta las 1.473,35 unidades, mientras que el tradicional NYSE avanzaba 40,39 puntos, un 0,42%, hasta las 9.594,16 unidades. A esta hora, el mercado tradicional NYSE movía un total de 1.848 millones de acciones, frente a los 1.057 millones del Nasdaq. De las empresas contratadas en el mercado neoyorquino, 1.528 subían, 1.639 bajaban y 90 se mantenían sin cambios. En el mercado secundario de deuda, las obligaciones a diez años registraban un alza en los precios, de manera que la rentabilidad -que se mueve de forma inversa- bajaba hasta el 4,73% desde el 4,74% del cierre del lunes. Los analistas confiaban en que a la luz de los últimos indicios de una posible crisis en el mercado crediticio estadounidense, la Fed pudiese dar una señal más positiva respecto del futuro de las tasas. Sin embargo, hoy se dieron a conocer cifras de productividad menor a la prevista y de costo de la mano de obra mayor al estimado en el segundo trimestre, lo que lleva a los inversores a pensar que las autoridades seguirán afirmando que la inflación es el principal riesgo de la economía. Desde que dejó de subir los tipos de interés, en agosto del año pasado cuando se dejó la tasa interbancaria diaria en el 5,25% actual, la Fed ha insistido en que el principal peligro para la economía es un aumento excesivo de los precios. Aunque nadie espera que la Fed baje hoy las tasas, los analistas e inversores creen que sería muy bueno para las bolsas que la Fed señale que la inflación ya no es el principal peligro, lo que sería interpretado como un primer paso en una posible campaña de futuras reducciones de tasas. Esta optimista predicción sobre lo que diría hoy la Fed fue en buena parte el motivo de la fuerte alza de ayer. Sin embargo, las últimas cifras de productividad no respaldan esta predicción, puesto que indican que presiones inflacionarias más altas de lo esperado podrían estar en juego. Esto afectó a los mercados en la apertura de hoy, aunque a medida que avanzaba la jornada la cautela y el relativo optimismo respecto de lo que tenga que decir la Fed esta tarde permitían que las bolsas volviesen a subir