Vocento y Prisa, dos de los conglomerados de medios más importantes del país, intentan sacudirse el polvo tras la crisis que les ha sacudido con fuerza. Los inversores van recuperando la confianza con Vocento, pero no con Prisa. Además, este comportamiento dispar viene de lejos.

La crisis mundial supuso un duro envite a los medios de comunicación por la pérdida de su principal sustento, la publicidad. Conforme el país ha ido saliendo de la crisis, Vocento y Prisa intentan escribir con líneas rectas su futuro. Ambas compañías han llevado a cabo desinversiones y ampliaciones de capital. De hecho, Vocento, en su reciente junta de accionistas, recibió el respaldo para aumentar capital en un máximo de 12.497 millones, un 50% del capital actual. Prisa, por su parte, realizó su última ampliación de capital, por valor de 64 millones, a finales de 2015, para dar entrada a International Media Group en su accionariado. Hay que tener en cuenta estas operaciones, ya que suelen mellar la cotización de las compañías al diluir a los accionistas.

Pero si nos remitimos sólo a la situación técnica de ambos valores, observamos que Vocento siempre ha ido un paso por delante de Prisa. De hecho, en lo que va de año la compañía dueña de ABC se revaloriza un 28%, mientras que el conglomerado dirigido por Cebrián se desploma más de un 30%, pese a haber comunicado ya que en el primer trimestre logró mejorar su beneficio un 69%. Parte de la mejora comparativa de Vocento la ha cosechado en las últimas semanas, tras conocerse que Francisco Paramés a través de su sociedad Barnibla, había entrado en el accionariado adquiriendo el 3,048%.

Esta situación comparativamente mejor de Vocento frente a Prisa viene de hace años, pues en el último lustro la primera pierde un 19%, mientras que la segunda cae un 70%.

Ahora bien, si nos remitimos a lo sucedido en los últimos 10 años, podríamos decir que la crisis ha igualado a ambos grupos, que han perdido casi todo su valor. De hecho, Vocento marcó sus máximos históricos en 13,70 euros, un 88% por encima del precio actual, mientras que Prisa llegó a cotizar en 824,45 euros en el año 2000 y ahora cotiza a tan sólo 1,58 euros.