En febrero, las ventas descendieron un 5,3% a una tasa anual de 575.000, cifra revisada frente a la estimación previa de una caída del 1,8% a una tasa de 590.000. La estimación media
de los economistas encuestados por Dow Jones Newswires era de una tasa anual de 579.000, o un descenso del 1,9%. Sobre una base interanual, las ventas de viviendas nuevas disminuyeron un 36,6% en marzo. El precio medio de una vivienda nueva descendió un 13,3% en marzo a US$227.600 frente a un año atrás. El precio promedio fue de US$292.200, lo que representa un descenso del 11,3% frente a un año atrás. El Departamento de Comercio agregó que las ventas de viviendas nuevas cayeron un 4,6% en el sur del país y un 12,9% en el oeste, mientras que disminuyeron un 12,5% en el medio oeste y un 19,4% en el noreste. La oferta en meses de viviendas creció el mes pasado a 11 meses, su mayor nivel desde septiembre de 1981.