Aunque abría ligeramente al alza, el dato de viviendas nuevas de marzo -que cayó a su nivel más bajo desde 1991- llevó a la renta variable estadounidense a operar en negativo, en una jornada, además, cargada de referencias empresariales. Por el momento, parece que pesan más los negativos, encabezados por Apple, Amazon y Starbucks cuyas previsiones han decepcionado al mercado. Entre los buenos, los que ha presentado Ford que ha vuelto a los beneficios en este primer trimestre. Signo dispar también en los demás datos macro del día: el de bienes duraderos, peor de lo esperado mientras que el de paro semanal, por encima de las previsiones. El petróleo, entre tanto, parece relajarse ligeramente y se mantiene por encima de los 117 dólares. Así y, minutos después de la apertura, el Dow Jones pierde un 0,02% hasta 12.761,02, el Nasdaq cae un 0,45% hasta 2.394,38 puntos y, el S&P500 retrocede un 0,15% hasta 1.377,90 puntos.
Wall Street cotiza negativamente el mal dato de ventas de viviendas nuevas de marzo que cayeron a su nivel más bajo desde 1991, mientras que la oferta de viviendas en venta trepó a un máximo de tres décadas, lo que sugiere pocas posibilidades de que se produzca una recuperación del sector en el corto plazo. También se conoció en el día de hoy los pedidos de bienes duraderos -que cayeron un 0,3% en marzo- y que vienen a constatar una desaceleración en el sector manufacturero. Y, mejores de lo esperado han sido las cifras de solicitudes iniciales de subsidio de desempleo, que se redujeron la semana pasada en 33.000 hasta situarse en 342.000 personas que recibieron prestaciones sociales. En el sector tecnológico, lastra a la bolsa norteamericana el gigante informático estadounidense Apple que ayer, al cierre, presentó sus cuentas. Y, aunque ganó 1.045 millones de dólares en su segundo trimestre fiscal (enero-marzo) -un 36,3% más que en el mismo periodo del ejercicio precedente- los inversores están castigando al valor por sus previsiones de beneficios para el segundo trimestre inferiores a las previstas. Espera un beneficio de un dólar por acción, por debajo de los 1,11 dólares esperados por los analistas. Repunta un ligerísimo 0,07%. Por su parte, Amazon.com -que también ha decepcionado por su previsión de beneficio operativo para todo el año de 740 a 940 millones de dólares, unos 45 millones menos a ambos lados del rango de la anterior previsión hecha hace tres meses- cede un 2,94%. Y, por otro lado y fuera del sector tecnológico, la cadena de cafeterías Starbucks ha anunciado, por otro lado, una alerta de resultados para el segundo trimestre. Pierde un abultado 10,36%, tras anunciar que espera un beneficio de 15 centavos por acción en el segundo trimestre frente a los 21 centavos que esperan los analistas y los 19 que registró el año anterior. Sus beneficios empresariales podrían reducirse, por primera vez en ocho años, debido a la desaceleración de las ventas en EEUU. Por el lado positivo, Ford Motor, que ha vuelto a los beneficios en este primer trimestre del año. Gana un 5,59% después de anunciar que en el primer trimestre de 2008 registró un beneficio de 100 millones de dólares gracias a sus buenas resultados en Europa y América Latina. Gráfico Dow Jones