Economistas encuestados por el Banco Central Europeo (BCE) han recortado las previsiones de crecimiento para la zona euro, según indica el BCE en su boletín mensual. La media prevista para el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de 2007 cayó del 2,7% al 2,6%, mientras que para 2008 pasó del 2,3 al 2,1%. Para 2009, la previsión se mantiene en el 2,2%. Por otra parte, la media prevista para la inflación se mantuvo en el 2% para los tres años. Las estimaciones a largo plazo para la inflación (cinco años) de los encuestados bajaron del 2,0 al 1,9%. El BCE tiene como objetivo mantener la inflación por debajo, pero cerca, del 2,0% a medio plazo, prestando atención también a las expectativas a largo plazo. Este sondeo se realizó en octubre, mientras que las anteriores previsiones eran del mes de julio.