Los analistas esperan que UBS realice otra revisión a la baja de sus previsiones de beneficios en el segundo trimestre, ya que el mercado de titulizaciones hipotecarias sigue deteriorándose y los problemas continúan acumulándose en su división de banca privada.
Se espera que el gigante suizo registre una pérdida neta -sería la cuarta en otros tantos trimestres- de unos 4.000 millones de francos suizos debido a más rebajas de valor en el mercado crediticio por 5.500 millones de francos suizos, según estimaciones de Dresdner Kleinwort. Esto aumentaría a casi 43.000 millones de dólares el impacto sufrido por UBS como consecuencia de su exposición al mercado de alto riesgo. El segundo trimestre será el primero en que se deje notar el pronunciado descenso de la división de banca privada de UBS, que atiende las necesidades financieras de los más adinerados. En ella, los analistas esperan flujos de salida de capital por hasta 13.000 millones de francos -tras varios años de extraordinarias entradas de fondos-, un indicador clave de ingresos futuros. Otra pérdida deja a UBS vulnerable de varias maneras. Mientras el banco dará a conocer los resultados de una revisión estratégica este mismo año, un inversor activista que ha acumulado una participación del 2,5% en la entidad -valorada en más de 1.610 millones de dólares a los actuales precios de la acción- seguirá pidiendo cambios en UBS. Más inmediatamente, los analistas predicen que el banco realizará una revisión a la baja de las previsiones de beneficios poco después del cierre de su trimestre el lunes, y antes de la publicación de sus resultados el 12 de agosto.