El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, cree que la perspectiva de inflación de la zona euro sigue sujeta a riesgos alcistas, según declaró en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Monetarios y Económicos del Parlamento Europeo. Trichet añadió que la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) sigue siendo acomodaticia y explicó que el banco necesita recopilar nuevos datos sobre el impacto de las recientes turbulencias en los mercados antes de adoptar una nueva decisión sobre los tipos de interés. En relación con estas recientes turbulencias experimentadas por los mercados financieros, Trichet destacó que estos sucesos han puesto de manifiesto la necesidad de realizar una mejor vigilancia sobre los mercados.
El presidente del BCE también manifestó que es necesario devolver la confianza y mejorar la transparencia de los mercados financieros como consecuencia de la crisis vivida. La situación actual pone de manifiesto la importancia de realizar nuevas mejoras en la vigilancia de las actividades del sector financiero y las prácticas de gestión del riesgo de las instituciones financieros, dice en un comunicado.