El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, considera que la desaceleración de la vivienda es el "factor principal" del menor crecimiento previsto para la economía española en la segunda mitad de 2007. Almunia cree que la moderación de la actividad inmobiliaria se debe al endurecimiento de las condiciones financieras y a "cierta madurez del ciclo del sector vivienda", pero insiste en que Bruselas sigue creyendo que la desaceleración de este sector será gradual.
El comisario europeo de asuntos económicos y monetarios, Joaquín Almunia, cree que la expansión de la vivienda de los últimos años no se ha sustentado en una "demanda artificial" y destacó que esa demanda "sigue existiendo". Aseguró que la Comisión sigue de cerca la evolución de los precios de la vivienda en España, el nivel de endeudamiento de las familias y el coste de ese endeudamiento y, por el momento, continúa apostando por una "desaceleración gradual". Recordó que, aunque los tipos de interés han subido en los últimos meses, están al mismo nivel que a finales de 2000, "su nivel habitual", salvo en los últimos años, cuando llegaron a tasas históricamente bajas. En sus nuevas previsiones para la economía europea publicadas hoy, Bruselas vaticina que el PIB español crecerá este año el 3,7%, pero destaca que la actividad se moderará en el segundo semestre. Esto se debe, explica, a la desaceleración del consumo privado y de la construcción, debido al endurecimiento del crédito, y al menor efecto riqueza asociado a la evolución menos dinámica del sector inmobiliario y de las bolsas.