La Comisión Europea ha anunciado que mantiene la previsión de crecimiento para España este año en el 3,7 por ciento del PIB, la misma cifra que pronosticó la pasada primavera, pese a las turbulencias financieras causadas por la crisis de las hipotecas de alto riesgo de Estados Unidos. El Ejecutivo comunitario ha rebajado en una décima las estimaciones para la UE y para la zona euro, que quedan en el 2,8 y el 2,5 por ciento, respectivamente. Bruselas alerta de que, aunque los fundamentos económicos siguen siendo sólidos, han aumentado los riesgos a la baja.
Bruselas subraya que en el caso de España "el crecimiento todavía será firme en 2007", aunque alerta de que "la expansión económica podría ser menos dinámica durante el segundo semestre del año, ya que tanto el consumo privado y la inversión como el crecimiento de la construcción podrían desacelerarse". Lo harían como consecuencia de la subida de los tipos de interés por los ajustes de las condiciones monetarias y de la reducción del efecto riqueza -asociado tanto a los activos financieros como a los inmobiliarios-. El Ejecutivo comunitario prevé que las importaciones sigan superando ampliamente a las exportaciones, con lo que la contribución negativa del sector exterior restará alrededor de un punto porcentual al crecimiento del PIB. En conjunto, Bruselas considera que la economía española está mostrando este año un ritmo de crecimiento y una composición del mismo similares a las de 2006, basado casi exclusivamente en la demanda doméstica. Previsión de inflación Por lo que se refiere a los precios, la Comisión espera que en el conjunto de 2007 la inflación en España se sitúe alrededor del 2,5 por ciento, sólo una décima más de lo previsto en primavera, y ello pese a las posibles subidas de precios a finales de año por la evolución negativa de la energía y de los alimentos. El Ejecutivo comunitario destaca que el diferencial de inflación de España respecto a la eurozona se ha reducido durante los últimos trimestres y ha pasado de 1,5 puntos porcentuales en verano de 2006 a 0,5 puntos en los datos más recientes. La Zona Euro y la UE crecerán una décima menos España seguirá creciendo este año 0,9 puntos más que la UE y 1,2 puntos más que la eurozona. En ambos casos, Bruselas ha rebajado en una décima las cifras de crecimiento adelantadas la pasada primavera como consecuencia de las turbulencias financieras que se iniciaron en verano. El principal afectado por los recortes es Francia, cuya previsión de crecimiento para 2007 baja cinco décimas, del 2,4 al 1,9 por ciento. Las rebajas afectan también a Alemania -una décima menos, hasta el 2,4 por ciento- y Países Bajos -2,5 por ciento, tres décimas menos-. Italia se mantendrá en un crecimiento del 1,9 por ciento mientras que se revisan al alza las cifras de Polonia -6,5 porciento, cuatro décimas más- y Reino Unido -2,9 porciento, una décima más-. La inflación de la zona euro se situará, según la Comisión Europea, en el 2 por ciento, el objetivo del Banco Central Europeo, mientras que la del conjunto de la UE ascenderá al 2,2 por ciento.