El grupo japonés Toyota, primer fabricante mundial de automóviles, suspenderá temporalmente la producción de vehículos en sus factorías de Reino Unido y de Francia, como consecuencia del descenso de las ventas provocado por la llamada a revisión de 8,4 millones de vehículos en todo el mundo.