Toyota, rival de General Motors para ser el mayor productor de vehículos del mundo, ha incrementado sus ventas un 2,7% en el primer trimestre gracias al empuje de la demanda en China y otros países emergentes. La compañía vendió 2,41 millones de coches hasta el 31 de marzo. Las ventas Toyota and Lexus aumentaron un 49% en China y un 34% Oriente Medio.