Telefónica cuenta desde hoy con dos máximos ejecutivos, Cesar Alierta, su presidente ejecutivo, que se ocupará de la estrategia de la multinacional y Julio Linares, el nuevo consejero delegado, que reportará al presidente y cuya función se centrará en el día a día del grupo. El Consejo de Administración de Telefónica aprobó hoy este cambio en la estructura de la compañía y, además, modificó la composición del consejo con el nombramiento de Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa y de Javier de Paz, presidente de Mercasa como consejeros. Pizarro y de Paz pasarán a formar parte de la Comisión Delegada junto con Alfonso Ferrari
El nombramiento de los dos nuevos consejeros supuso la salida de Enrique Used y de Maximino Carpio, que fueron reelegidos para este puesto en la última junta de Telefónica, en el mes de mayo. Los nombramientos del consejo fueron bien acogidos por el portavoz adjunto del PP, Vicente Martínez Pujalte, quien dijo que los Pizarro y de Paz son dos personas "competentes" que pueden aportar "valor añadido" a Telefónica. Sin embargo, el ministro de Industria, Joan Clos, no quiso pronunciarse sobre los nombramientos por considerar que se trata de una empresa privada que hace sus nombramientos "como cree oportuno". El cambio en la estructura de Telefónica, que se comenzó a vislumbrar ayer, no tuvo influencia en la bolsa la jornada precedente ya que la operadora no varió su cotización mientras que hoy cayó un 1,3 y cerró a 22,01 euros por acción en un día muy volátil. El Consejo de Administración de Telefónica recuperó hoy el puesto de consejero delegado que no se ocupaba desde el 2003 y lo hizo eligiendo a un ingeniero de telecomunicaciones considerado "hombre de la casa", Julio Linares que era director general de coordinación, desarrollo de negocio y sinergias de la operadora, y recuperar así esta figura ejecutiva que no tenía desde 2003. El nombramiento de un consejero delegado ha supuesto también un cambio organizativo de forma que las tres unidades de negocio -España, Europa y Latinoamérica- que ahora dependía del presidente ejecutivo Cesar Alierta, lo harán ahora de Julio Linares, aunque Alierta seguirá con peso ejecutivo. El consejo acordó también el cese, a petición propia, de Antonio Viana Baptista como director general de Telefónica España y su sustitución por Guillermo Ansaldo, que contará como número dos con Belén Amatriaín, que tendrá el cargo de consejera delegada para España. Europa será dirigida a partir del uno de enero por Matthew Key, tal como se acordó en el anterior consejo, y José María Alvarez Pallete seguirá al frente de Telefónica Latinoamérica. En nota de Telefónica se recuerda que en estas tres áreas se integran los negocios fijos y móviles del grupo en las respectivas zonas geográficas. De Julio Linares dependerán también cuatro direcciones de apoyo: operaciones que dirige Alfonso Alonso; Estrategia, Innovación y Desarrollo de Negocio, con Sohail Qadri; planificación, presupuestos y seguimiento con Laura Abasolo y recursos humanos con Oscar Maraver. De César Alierta, que mantiene su puesto como presidente ejecutivo, depende el consejero delegado, Julio Linares; el director general de Finanzas y Desarrollo Corporativo, Santiago Fernández Valbuena, y las dos secretarías generales, la jurídica y del consejo con Ramiro Sánchez de Lerín y la Técnica con Luis Abril.